Boletín Homeopático


AGOSTO 2003

NUEVOS MEDICAMENTOS DE LA PERSONALIDAD II: BOVISTA.
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez (Autor de "Tratado de Síntomas únicos y Líderes "Anemia y homeopatía", "Diabetes Melitus" y "Reparemos el Sistema Inmunológico")

Los síntomas únicos exclusivos del remedio se marcan con un asterisco* (key notes).

   La personalidad de Bovista, remedio conocido como el hongo hinchado, tiene como esencia precisamente ese concepto: la hinchazón, la cual es a todos los niveles, hinchazón física, mental, intelectual, emocional, social y dinámica. Bovista es un remedio predominantemente femenino. Entre sus síntomas físicos destacan la hinchazón e inflamación de diferentes partes de su cuerpo, sobre todo de la cara y de la cabeza, así como del abdomen, lo cual lleva a la paciente a no tolerar ninguna clase de ropa apretada, como Lachesis a la cual se asemeja mucho. Esta hinchazón corporal puede ser meramente imaginaria también. A nivel interno hay inflamación digestiva que se manifiesta por diarrea, o alternancia de diarrea y heces duras, gran flatulencia y distensión abdominal. Se puede observar una gran tendencia a la congestión y a las hemorragias. Sin embargo también su personalidad parece estar literalmente hinchada o distendida.

   Estas personas suelen ser mujeres muy intensas tanto en sus emociones como en la forma de expresarse y comportarse, son apasionadas, francas, muy expresivas y coquetas. En estado de relativo equilibrio Bovista se presenta como una joven dinámica, efusiva, muy industriosa y activa, competitiva, de risa rápida al menor detalle, sensible a las manifestaciones artísticas, a la gente y a todos los estímulos, muy inteligente, rápida para captar, directa y desenfadada (como Phosphorus), las mujeres Bovista parecen no esconder nada, poseen una mezcla característica de ingenuidad con indiscreción, matizada de pasión intensa que las hace muy atractivas a la vez que muy perturbadoras; no obstante su franqueza y su tendencia a mostrarse tal como son con suma facilidad, no son transparentes sino agobiantes e intensas (Lachesis, Ignatia), asfixiantes y bastante invasivas.

   Así mismo son extremadamente sociables, hacen amigos de toda clase con suma facilidad. Las chicas Bovista poseen una esperanza idealista a prueba de obstáculos, un afán por contactar con los demás que a veces parece exagerado. Como Sulphur, la mujer Bovista se levanta por la mañana llena de regocijo, casi eufórica, todo le causa gracia y manifiesta una maravilla ante todo, una fascinación y sentido de asombro que suelen ser contagiosos. Otra peculiaridad de la personalidad de estas jóvenes es la forma en que hablan, con gran intensidad y vehemencia, de manera tan rápida que es casi atropellada, omitiendo sílabas o palabras enteras, a veces incluso de manera balbuceante. Su lenguaje es inarticulado, a sacudidas o borbotones. Habla de prisa, se mueve y se comporta con gran premura. Como Ignatia, Bovista algunas veces parece hablar más rápido de lo que piensa. A pesar de ello y cuando todavía está en fases de relativa salud posee bastante lucidez y notable ingenio, lo cual la hace simpática, popular y con gran influencia sobre los demás.

   Sin embargo, la clave para distinguirla aún en estados tempranos de patología es su dependencia de la vida social. Como Phosphorus, Bovista no puede estar sola, no porque sienta temor como éste sino porque inmediatamente se apaga, pierde vitalidad, se torna triste e indiferente. Las mujeres Bovista, y sobre todo las más jóvenes, tienen una necesidad de contacto social a un nivel realmente exagerado. El síntoma único Alegre en compañía* expresa simbólicamente esta condición, Bovista es literalmente adicta a la ge Í nte, sus relaciones básicamente son de amistad, necesita gente con la cual charlar y comunicarse (aunque a veces es tan abrumadora y locuaz que llega a aburrir o a cansar a los que la rodean, especialmente al anochecer* cuando su vehemencia se incrementa, como Lachesis). Otro key note, la indiferencia que mejora en compañía*, expresa la misma idea y condición así como la tristeza que mejora acompañada.

   Algunas veces su necesidad de relación trasciende la amistad para ir en pos de relaciones más directas, más frontales, lo cual la puede llevar a la promiscuidad, a excesos sexuales, nada de lo cual esconde a nadie. La clave de Bovista es la necesidad de mostrarse tal cómo es. Cuando habla de todo esto lo hace con total seriedad y propiedad, sin justificar ni minimizar ningún detalle, mirando fijamente a su interlocutor (casi como si lo atravesara) y sin poder detenerse ya.

   Se asemeja mucho a Ignatia en su intensidad e ingenio, pero Bovista no posee la más mínima naturaleza paradójica, no es contradictoria; Lachesis también se le parece mucho en la locuacidad, la pasión y la intensidad desbordante y casi asfixiante, pero Bovista nunca miente ni es envidiosa o malvada, ni manipuladora o velada, al contrario, posee un impulso incontrolable de decir la cruda verdad además de proyectar una imagen de fragilidad, ternura o ingenuidad (como Pulsatilla). Una de las claves de la patología emocional de Bovista radica en su incapacidad empática que contrasta con su afán de contacto social. La mujer Bovista es incapaz de percibir a los demás a pesar de su perentorio impulso por que los demás la perciban tal como es, por mostrarse a sí misma.

   Conforme va cayendo en estados más patológicos se torna caótica, caprichosa y con intensa depresión, su tristeza se va volviendo algo constante en su vida, necesita cada vez más y más el escape que le brinda el contacto social, hay prisa en todas sus actividades y una gran torpeza en todos sus actos y en su expresión, se torna confusa y ansiosa al grado de no saber donde está, su melan colía puede degenerar en un estado de apatía extremo o de cansancio vital con indiferencia que mejora estando en compañía, en sociedad (*), se vuelve más voluble y reactiva, peleadora, quiere luchar contra todo y con todos. En esta etapa su afán por darse a conocer se vuelve compulsivo, describe sus intimidades de manera detallada y a completos desconocidos, llora de manera espasmódica y ríe de forma inmoderada, y tanto el llanto como la risa se acompañan de asma (*) lo que simboliza la verdadera desconexión con el mundo que la rodea, el ansia por contactar con las emociones nutricias que tanto le faltan para inundarla de aliento esencial para vivir. En fases de gran deterioro suelen presentarse diarreas que son el prólogo de agravaciones muy graves, de estados terminales agónicos, como si la capacidad de contactar con su medio -anhelo vital y fundamental en la vida de Bovista- llegara al punto del fracaso absoluto, su expansión, su hinchazón vital ha alcanzado ya el grado de la dispersión total y se dirige a una aniquilación sin retorno. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF