Boletín Homeopático


NOVIEMBRE 2003

NUEVOS MEDICAMENTOS DE LA PERSONALIDAD V: CONIUM MACULATUM.
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez (Autor de "Tratado de Síntomas únicos y Líderes "Anemia y homeopatía", "Diabetes Melitus" y "Reparemos el Sistema Inmunológico")

Los síntomas únicos exclusivos del remedio se marcan con un asterisco* (key notes).

   El cuadro mental clásico de Conium se asocia a toda clase de trastornos por abstinencia sexual (o por lo contrario a excesos sexuales y promiscuidad), por lo que se suele indicar en personas viudas o solterones, individuos que han tenido que reprimir sus deseos sexuales al grado de la patologoía física (las induraciones glandulares y los tumores malignos son muy característicos.) Sin embargo la clave de la personalidad de Conium no radica en su represión sexual sino en la incapacidad para relacionarse, en una absoluta y total ineficacia para contactar con los demás.. La gente Conium no puede hacer amigos, no puede vincularse y mucho menos tener una pareja, fracasar al empatizar y nadie desea contactar con el. El sujeto Conium es invisible para los demás y de manera parecida a Bovista, sólo desea que los demás se percaten de su existencia, desea relacionarse y ser visto, por lo cual trata de ser amistoso y afectuoso al grado de la ridiculez. Imita a Phosphorus en su comportamiento, pero sólo resulta infantil y grotesco, bloquea su asertividad y su masculinidad para no verse agresivo y se torna afeminado o afectado.

   Los niños Conium no son aceptados y amados de manera incondicional pero tampoco son rechazados abiertamente no se les condiciona su valía; en realidad son totalmente ignorados, incluso sus padres suelen olvidarse de ellos por momentos. Es común que sean niños con muchos hermanos, uno mayores, los otros menores. Niños que quedaron en medio de los demás, en el punto "punto ciego" de la familia: Los hermanos mayores tienen autoridad y capacidad de aportar algo a la familia y a los pequeños es preciso cuidarlos, protegerlos y nutrirlos. Conium fue un niño que no tuvo el tiempo suficiente para ser pequeño y nutrirse, fue desplazado casi inmediatamente por nuevos hermanos, de una manera tan repentina que no pudo reaccionar, y si intentó apartarse para llamar la atención y demandar el afecto robado nadie reparó en él y se quedó en un limpio etéreo del que nunca, por el resto de su vida, habría de escapar. El niño Conium utilizó la invisibilidad como forma de llamar la atención y automáticamente desapareció del contexto familiar. En algunos otros casos los mismos padres son los responsables de esta "invisibilidad", condicionaron el afecto al niño pero no en función de lo que tenía que hacer sino de lo que no tenía que hacer, sería amado si era un buen chico, lo cual consistía en permanecer callado y apartado, en lograr que nadie reparará en su persona; lo logró tan bien que ni sus mismos padres se percataron al cabo de su existencia por lo cual tampoco le otorgaron la valía esperada (Aurum).

   Los niños Conium sólo desean tener amigos y sin embargo nadie los quiere, aunque tampoco nadie los odia, lo cual es mucho peor. Nadie los recuerda. Por ello desde pequeños van desarrollando la penosa obsesión de ser amados y tomados en cuenta aunque carecen del impulso social y la vocación empática, hacen lo que sea con tal de que la gente esté con ellos, son dóciles al extremo de lo patético, su poca dignidad muy pronto se diluye en aras de una amistad íntima que nunca habrá de llegar, sufren hondamente. Y en este contexto la realidad que les rodea comienza a deteriorarse (es uno de los medicamentos más supersticiosos), sus valores se evaporan y pervierten al grado de que no queda mas otro ético que no sea el que los pudiera llevar a cualquier clase de relación (con el tiempo se volverá amoral, sin voluntad alguna, incierto y truculento, duro de corazón, voluble y lascivo: un amargado libertino).

   El adolescente Conium ya no busca al amigo verdadero sino a la novia de sus ensueños, la obsesión de contacto se decanta hacia la búsqueda de la mujer ideal (como Antimonium crudum) y es rechazo sistemáticamente por todas las mujeres apenas se acerca un poco de ellas, todas lo encuentran indefinidamente repelente, inmaduro o inestable, su ansia de contacto es tan intensa a estas alturas que asusta a quienes le rodean, pues inconscientemente ya no busca a un amigo o a una pareja sino a la persona que represente al género humano que lo ha abandonado irremisiblemente y con la cual pueda simbólicamente hacer las paces y reencontrarse a sí mismo en un mundo que lo ha olvidado.

   Conium, además de tener trastornos mentales por continencia sexual o celibato, los tiene por pena, decepción de amor, preocupaciones, mortificación y sobre todo por reveses de la fortuna (el percibe el universo como algo ajeno y sistemáticamente adverso). Desea constantemente compañía, la cual lo mejora, la soledad lo agrava mental y físicamente, llora cuando esta solo (al igual que cuando esta dormido que es otra forma de soledad por eso también tiene confusión mental después de la siesta), la soledad y sobre todo la certeza de su soledad lo lastiman profundamente, cuida a sus pocos amigos de manera exagerada, es posesivo, sentimental y demandante con ellos, la atención de los mismos mejora* , la diversión, sobre todo en compañía le devuelve la felicidad que nunca tuvo, entonces se le ve seguro, intenso y apasionado, juguetón, pícaro e incluso osado. No obstante, pronto el rechazo sistemático lo bloqueará de la vida, lo aislará. Es entonces cuando, ante la imposibilidad de encontrar una pareja verdadera, sustituye el amor anhelado por la sexualidad más cruda y disipada, cae en toda clase de excesos y perversión, todo lo cual amarga y lo bloquea cada vez más. En esta caída su necesidad de contacto involuciona hacia un rechazo abierto a todos, se torna misántropo, con aversión a sus amigos, a su familia, a hombres y mujeres, la voz de la gente lo llega a encolerizar, insulta incluso a la gente que va por la calle*; se vuelve dominante y destructivo, descontento (sobre todo consigo mismo), su mente se ralentiza, se detiene progresivamente invadida por el tedio y el disgusto por todo, pierde todas sus capacidades intelectuales, se vuelve olvidadizo, hipocondríaco y silencioso, se deprime de manera extraordinaria al grado de tenerle aversión a sus propios hijos*, se queda sentado sin hacer nada sumido en una profunda desesperación, oscila entre el malhumor y la violencia. El trabajo más leve (sobre todo mental) lo fatiga, se ve como Lycopodium deteriorado y aventajado, destruido, en un proceso de descomposición inexorable. Conium es el único remedio que cuando cierra los ojos comienza a sudar copiosamente, como si al romper contacto con el mundo que le rodea se deshiciera.

   La ansiedad, la lentitud extrema, la imbecilidad, la postración mental, la indiferencia y la hipocondría son síntomas con máximo valor en el repertorio y muestran el potencial degenerativo del remedio, como también tiene valor de 3 el síntoma: "Evita la luz", rasgo que acompaña al sujeto desde sus primeras etapas y que encuentra su explicación fisiológica en la parálisis de los músculos motores del ojo, pero que a un nivel mental y simbólico representa la mayor ansia de Conium, curar su invisibilidad y ser como los demás, lo cual sólo es posible en la oscuridad absoluta y total donde todos son invisibles como él. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF