Boletín Homeopático


OCTUBRE 2004

MEDICAMENTOS CLÁSICOS DE LA PERSONALIDAD: LYCOPODIUM (SEGUNDA PARTE).
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

Lycopodium es una de las personalidades más enmascaradas de la Materia Médica, junto con Natrum muriaticum. En su dinámica más íntima, la falta de confianza, esencia del remedio, es compensada mediante múltiples caretas, de las cuales la de la arrogancia y el control es la más típica pero no la única. Debido a este proceso de encubrimiento, este es uno de los medicamentos más camaleónicos y por ello puede llegar a confundirse muy fácilmente con otras grandes personalidades.

Usualmente se piensa que la gente Lycopodium es siempre agresiva, controladora, soberbia, intolerante y de presencia desagradable (llegando incluso a ser retador y fanfarrón); que su triada de agresión (altivo, dictatorial y contrario) está siempre presente. Sin embargo, la mayoría de los Lycopodium desarrollan ocasionalmente una faceta muy grata llegando a ser no sólo los más caballerosos sino los más seductores. La seducción es una de sus herramientas básicas para obtener control y poder, es a todos los niveles y la emplea con todo tipo de gente. Desde luego que es mucho más patente hacia las mujeres, sobre las cuales, los Lycopodium sienten una compulsiva atracción inconsciente pues intuyen que sólo la energía femenina podría sanarlos, sin embargo, a la vez sienten un pavoroso miedo a entregarse con apertura y transparencia en la intimidad, tienen terror al movimiento vital que implica el amor verdadero (lo cual refleja la impotencia fundamental del remdio: la impotencia afectiva).
Ello los lleva a desarrollar la necesidad de múltiples relaciones de pareja, las cuales cumplen la función de distraerlo del verdadero crecimiento que implica una sola relación plena y constructiva, porque Lycopodium le teme y evade el crecimiento personal. Porto esto se torna frívolo y hedonista.

Lycopodium seduce de múltiples maneras tanto a sus potenciales socios, parejas y amistades como a sus oponentes (que energéticamente simbolizan lo mismo: El otro, el espejo donde mirarse para verse tal cual se es). La primera táctica de seducción de Lycopodium es el clásico despliegue de grandeza y poder que les caracteriza, la expansión del ego. La segunda, consiste en mostrar todo el encanto y carisma posible, así estos sujetos se muestran caballerosos, muy seguros de sí mismos, siempre alegres, sistemática y firmemente positivos, muy desprendidos, son hábiles para hacer que los demás se sientan endeudados con él: hacen favores y comprometen a los demás sutilmente; cuidan de una manera extrema su aspecto personal (con tal de verse atractivos pueden recurrir a toda clase de artivicios y procesos, son los clientes más asiduos de las cirugías estéticas y toman toda clase de medicamentos con tal de desempeñarse de manera óptima) y sobre todo, aprenden desde muy jóvenes a mentir con naturalidad y convicción, al grado del autoengaño. En algunos casos, esta imagen de bondad, nobleza y bonhomía es tan perfecta que llegan a asumirla como algo real y actúan en consecuencia, destácandose como hombres de bien, filantrópicos, humanistas y grandes líderes, aunque movidos en la raíz por un motor inadecuado y a la larga infructuoso, por lo que con el paso del tiempo tienden a decaer y sus obras se tornan huecas y vanas a menos que experimenten alguna crisis catártica que los lleve a enfrentarse consigo mismos.

Cuando Lycopodium despliega esta actitud suele confundirse con Nux vomica o incluso con Phosphorus, ganándose fácilmente la amistad de todos (incluyendo la del terapeuta) pero también logrando confundir a los demás con respecto a sus motivaciones verdaderas. El tercer método de seducción, utilizado en casos extremos, sobre todo cuando sus móviles son descubiertos, apela a la compasión de los demás, sobre todo de las mujeres.
Lycopodium es muy hábil para hacer sientir a quien desea convencer, que es la única persona que lo puede no solo ayudar sino salvar de su "terrible y azaroza situación". Lycopodium se muestra entonces caído, desolado y vilipendiado, en el fondo de un oscuro foso, y hace sentir a su interlocutor, a quien desea seducir, como la única luz existente, como su único salvador. Estos individuos son muy efectivos para hacer sentir a los demás héroes. Haciéndoles sentir imprescindibles y valiosos, dispara directamente al ego. Sobra decir que lo que lo motiva es controlar y descubrir los puntos débiles de estas personas.

Lycopodium como seductor, básicamente busca mujeres muy capaces, creativas, independientes y con cierto grado de poder, su finalidad inconsciente es incapacitarlas, bloquearlas, como si con ello pudiera robarles el poder, la capacidad y la seguridad, todo lo cual él carece. Esta búsqueda compulsiva suele ocasionarle muchos problemas y es uno de sus puntos débiles, pues por su inseguridad innata -aunque aparenta y se comporta con gran seguridad- tiende a ser descubierto en sus actos de infidelidad o rechazado a la larga por aquellas mujeres a las que no logra "conquistar" o dominar plenamente.

Otra faceta de enmascaramiento en este remedio consistente en la dignificación de sus fracasos. Cuando Lycopodium decae o es vencido por las circunstancias, lejos de rendirse o aceptar abiertamente su derrota, suele aprovecharse de lo sucedido para hacerse más notable, para ennoblecerse, como si lo que hubiera ocurrido fuera una gran adversidad que él ha sufrido injustamente y que le otorga la razón completa a sus argumentos, o bien como algo que no le afectara lo más mínimo, y pese a lo cual sigue teniendo todo tipo de éxitos.

La gente Lycopodium ante el fracaso o la adversidad se evade aún más, negando como siempre su realidad y sumergiéndose en un mundo de grandeza vacía. Por ello presume de su buena fortuna, de que sin esforzarse la suerte le sonríe siempre y que todo le sale bien. En sus últimas etapas, no sufre o sufre mucho, pero se niega reiterativamente a aceptar que nunca creció. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF