Boletín Homeopático


FEBRERO 2005

GÉNESIS DE LAS GRANDES PERSONALIDADES HOMEOPÁTICAS (SEGUNDA PARTE)
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

“¿Por qué se originan las personalidades homeopáticas?” En la primera parte se hacía esta pregunta y se mencionaba que son la herencia, el entorno, el medio ambiente y , el propio libre albedrío de cada ser humano, lo que determina la personalidad de cada individuo. Sin embargo, estos factores no son exclusivos pues la naturaleza humana es algo mucho más complejo y es muy difícil llegar a rastrear el mapa de la esencia del hombre con toda precisión.

Nux vomica, como personalidad, suele ser el resultado de una conjunción de impulsos sycósicos. Estos individuos, intensos, instintivos, competitivos, excesivos y primitivos aunque llenos de confianza en sí mismos por lo general, crecen y se desarrollan en un ambiente de mucha competitividad y exigencia, pero también rodeados de un afecto incondicional (a veces excesivo) y de mucho sentido lúdico: En la vida de la gente Nux todo es diversión y placer. Nux vomica hijo suele tener un padre de la misma naturaleza, que lo reta y lo trata con mucha aspereza pero también con gran cariño y el cual se siente plenamente orgulloso de su vástago. La relación entre e padre y el hijo Nux, como en el caso del Lyc., suele ser de mucha competencia y cuestionamiento, pero también de mutua identificación (a diferencia del distanciamiento y resentimiento mutuos que se da entre el padre y el hijo Lycopodium).

La personalidad Phosphorus, empática, artística y soñadora a la vez que evasiva y etérea, suele ser el resultado de unos padres poco asentados en la realidad y de una infancia con demasiados elementos de fantasía y ensoñación.

Todo esto, aunado a la vez a un afecto desbordante o un entorno de gran seguridad, aunque sea aparente.

Muchas veces, padres Sulphur engendran hijos Phosphorus (o viceversa), por ello mismo el afecto que muchos Posphorus recuerdan de su infancia, en realidad nunca estuvo presente, aunque también se suele ver que el otro progenitor compensa afectiva y emocionalmente la evasión y la fantasía del primero.

Pulsatilla se genera, como personalidad, bajo unos parámetros y en un entorno muy semejante al de Phos., pero con resultados totalmente opuestos; mientras que en Phosphorus se presenta un exceso de independencia y falta de límites, en Pulsatilla hay dependencia afectiva, apegos extremos y una tendencia a no traspasar los límites innatos. Muchos individuos Natrum muriaticum, en su limitación emotiva vital y tras una historia de pobreza afectiva severa, tratan de compensar estas carencias en sus hijos. Sin embargo, al no poder transmitir lo que no tienen en su interior generan niños Pulsatilla, dependientes de un afecto que parece sobrar pero que nunca se hace presente ni nutre. De ahí que la personalidad Pulsatilla siempre pida más y más amor. En realidad pudiera ser que nunca ha recibido nada más que espejismos de cariño. Por otro lado, la personalidad femenina de Sepia en sus fases de equilibrio – sanadora, líder, maternal e intuitiva al grado de lo alquímico – suele generarse en entornos de libertad y contacto con la naturaleza, ambientes familiares con una elevada conciencia femenina y con la presencia de mujeres muy fuertes, que sin llegar a ser dominantes ni limitadoras, nutren y vivifican a todos los que las rodean. Estas mujeres, entre las cuales puede estar la madre de la pequeña Sepia, son un ejemplo tácito de hasta donde se puede llevar la naturaleza femenina. No hay personalidad con más sentido de trascendencia que Sepia en equilibrio.

No obstante, la personalidad Sepia patológica (mucho más común), también se genera en entornos con gran presencia femenina, pero cuando se trata de mujeres reprimidas, frustradas o que enarbolan un feminismo resentido y castrante.

Sepia patológica puede ser hija de una madre Staphysagria, Natrum mur., Lycopodium, Lachesis o incluso de otra Sepia, pero también puede ser hija de la sociedad actual que propugna un falso feminismo y que explota al máximo la presencia y las potencialidades de las mujeres.

Contrariamente a lo que se suele pensar, Sepia enferma no es una mujer sin energía, vacía y perdida sino en realidad una mujer con una fuerza colosal, la cual no ha podido manifestar, y cuyas capacidades se introyectan e implotan en un proceso de entropía vital y emocional creciente.

Silicea en sus facetas más positivas es el individuo más inteligente responsable, disciplinado, reflexivo y ordenado de la Materia Medica. Estas personas, que también se pueden desestabilizar con relativa facilidad al comienzo de su vida, tienen como esencia la falta de confianza y son el reflejo de un equilibrio firme pero ajustado en las condiciones vitales que lo sustentan. Así, los niños Silicea suele recibir de sus padres y de su entorno todos los estímulos necesarios para un desarrollo adecuado en todas sus esferas pero estos estímulos, para poder cubrir todas las áreas de su vida, nunca son excesivos y algunas veces son apenas suficientes. De ahí, la perpetua sensación de incapacidad o vulnerabilidad que caracteriza a estas personas. Sus padres fueron afectuosos y sinceros pero probablemente un tanto fríos y muy racionales. El mundo en el que se va desarrollando Silicea es un mundo intelectual, lógico y preciso donde no están presentes casi nunca los elementos evasivos y fantásticos, o demasiado emocionales de otras personalidades en cambio, en Sulphur, donde también hay un entorno de gran raciocinio y culto al intelecto, sí aparecen las influencias escapistas, asociadas las más de las voces con limitantes afectivos severos. La gente Sulphur suele ser el resultado de unos progenitores demasiados racionales que utilizan el intelecto para justificar sus carencias afectivas, así muchos Lycopodium pueden engendrar niños Sulphur, sobre todo varones.

Staphysagria, que en tiempos pasados fue una personalidad muy común en nuestro medio, es el resultado no sólo de la opresión de las mujeres por parte de la sociedad masculina sino también del manejo de un poder indirecto y de una ganancia secundaria por parte de las mismas mujeres. Así, el machismo que daba como resultado este tipo de personalidades era transmitido no por los padre sino por las madres que otorgaban privilegios especiales a los hijos varones y continuaban en sus hijas una postura de aparente sumisión y docilidad bajo la cual se escondía el manejo de un poder bizarro y dañino, el poder ineludible de la víctima y el mártir, el chantaje emocional de la madre oprimida ante sus hijos. En la actualidad, la ambigüedad hacia los espacio de las mujeres, que laboran y responden igual que los hombre pero que siguen cumpliendo con los atávicos deberes del hogar, contribuye en gran medida al que se siga continuando con este legado ambivalente, enmascarado ahora bajo una careta de modernidad y éxito. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF