Boletín Homeopático


SEPTIEMBRE 2007

Pautas del sueño de los grandes remedios homeopáticos II: Los Sueños
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

Los síntomas únicos se expresan con un asterisco *.
Los sueños son uno de los temas más fascinantes y misteriosos para la naturaleza humana. Por ello desde tiempos inmemoriales los hombres han tratado de dilucidar el significado y esencia de aquello con lo que sueñan, por qué lo sueñan y para qué. Carl Gustav Jung decía que “Un sueño es una pequeña puerta escondida en los más íntimos y secretos espacios del alma, abriéndose a esa noche cósmica que fue la psique mucho antes de que hubiera conciencia del ego, y que seguirá siendo la psique por mucho antes de que hubiera conciencia del ego, y que seguirá siendo la psique por mucho que se extienda nuestra conciencia del ego”. Los sueños se producen como resultado de un complicado proceso que implica a los recuerdos y al hipocampo, una región del cerebro asociada a la memoria, sin embargo, a ciencia cierta todavía no se sabe con certeza qué son y cómo se producen.
Homeopáticamente los sueños son importantes jerárquicamente, casi como los síntomas mentales, pero tienen que ser abordados con suma cautela pues los pacientes, al mencionar el tema, suele inquirir con denodado interés sobre sus significados. Así mismo, para que un sueño tenga realmente un valor clínico tiene que ser o bien recurrente (en su trama o en su tema) o muy intenso y perturbador.

Hay muchos medicamentos con sueños peculiares y característicos, sin embargo, con las modernas aportaciones e investigaciones clínicas homeopáticas se tienen muchos más datos sobre los temas y la forma con la que sueñan los medicamentos. Y muchos síntomas sobre sueños que eran únicos y key-notes en la actualidad son compartidos por más medicamentos.

Para ahondar en este tema es incomparable el capítulo de Sueños (Dreams) del Repertorio Synthesis 9.1 (la última versión de esta magna obra), así como el capítulo correspondiente del Clinical Repertory de Robin Murphy.
Entre los sueños más característicos homeopáticamente tenemos el soñar con ladrones, típico de Natrum muriaticum pero también de Arsenicum (y de Aurum, Magnesia carbonica, Sanicula y Phosphorus). En Natrum muriaticum, quien despierta y busca a los ladrones con odio feroz, este sueño refleja su complejo de víctima, el paciente se siente arrebatado de su felicidad, de su fuente de plenitud, (solo en los límites del sueño y la vigilia, Natrum es capaz de expresar su odio, nótese su agresividad durante el sonambulismo hacia quienes cree que lo han ofendido). En el caso de Arsenicum que despierta con gran miedo después de soñar con ladrones, vemos el símbolo esencial del miedo y la vulnerabilidad que caracterizan profundamente al remedio. En ambos casos sí hay un ladrón en casa, el paciente mismo, Natrum se ha despojado a sí mismo del merecimiento a la dicha y Arsenicum se ha dedicado, mediante argucias y justificaciones a despojar a los demás de todo lo que pueda brindarles dicha y alegría. En Aurum metallicum vemos simbolizada en el ladrón a la culpa y a la minusvalía. En magnesia carbonica el apego a los valores, confrontando con un sentimiento de inadecuación, y por tanto, de no merecimiento. En Phosphorus, el miedo a ser invadido, y en Sanícula, el sentimiento de desprotección de quien no ha podido madurar. El soñar con fuego –símbolo atávico y por excelencia de la destrucción– suele evidenciar fuertes impulsos agresivos, a veces abiertos, conscientes y directos (Anacardium, Hepar sulphur) y a veces velados e inconscientes (Laurocerasus), o miedo a ser vulnerado y destruido por la agresión fulminante de los demás o por el propio fuego interior no reconocido (Magnesia carbonica y Magnesia muriatica, Phosphorus en el segundo caso).
El soñar con agua, por el contrario, suele ser típico de aquellas personalidades un tanto indiferenciadas en cuanto a su mapa emocional y sentimientos (Ammonium muriaticum por excelencia, con una identidad difusa y lleno de odio y resentimiento) o en individuos altamente represivos y mentales que, consciente o inconscientemente, sustituyen emociones y afecto por intelecto y razonamiento lógico (Kali carbonicum, Natrum carbonicum, Natrum muriaticum, Natrum sulphuricum, Sulphur).
Silicea sueña de manera notable con acontecimientos ocurridos hace mucho tiempo (como China, Natrum carbonicum y Sulphur) lo cual puede ser reflejo de su gusto conservador y su veneración al pasado como reflejo de su perspectiva estructurada y mental.
En cambio Bryonia, más pragmático y acendrado en la realidad material sueña reiterativamente con los acontecimientos del día anterior (como Crocus, Nux vomica, Phosphorus y Pulsatilla entre otros). Con animales de todo tipo, símbolo de los instintos ý de la agresión, sueñan Árnica, Mercurios y Pulsatilla (curiosamente Árnica y Pulsatilla son los únicos que sueñan con animales y perros negros). En Árnica esto puede ser un reflejo de la vivencia del trauma que define su esencia y personalidad, en Pulsatilla la renuencia a tocar y asumir sus pulsiones más viscerales quedándose en una postura convenienciera y falsamente infantil. En Mercurius sería el espejo de su propia animalidad indiferenciada y sin humanizar.
Kali nitricum sueña que viaja (como Apis, Calcarea phosphorica, Lac caninum, Lachesis, Rhus tox y Tuberculinum) pero nunca ha viajado en su vida (es un Kali, rígido y estructurado).
El rubro de “Sueños que afectan la mente” (Ignatia, Lachesis, Nux vomica con Phosphorus, Sulphur y Thuja en menor grado) se refiere a aquellas personalidades que modifican sus actos a raíz de sueños, los cuales pueden ser o no perturbadores o intensos. En el caso de los tres primeros remedios vemos una hiperactividad extrema; son de los medicamentos más instintivos de la Materia Médica.
Calcarea carbonica, Cannabis indica, Coffea, Ignatia, Lachesis, Natrum carbonicum, Opium, Pulsatilla, Sepia, Staphysagria y muy especialmente Viola tricolor sueñan con cosas agradables y que le ocasionan deleite. Pero Phosphoric acid es el único que tiene sueños agradables antes de medianoche y aterradores después*. Como también es único el sueño de Thea (el té negro dinamizado) de que golpea o asesina niños y niñas, entre ellos a sus hijos, lo cual le ocasiona gran alegría. Al despertar la perturbación y el miedo a que dichos impulsos se presentan lo llevan a desear dejar a su familia o pedirle a los vecinos que cuiden de sus hijos*. Sueños únicos también son: El de Phosphorus, que le hacen cosquillas en la planta de los pies*; Apis sueña que es una niña (aún en hombres)*; Calcarea fluorica, cosas y lugares nuevos*; Cenchris sueña con violaciones, que sufre una o que presencia una*, Petroleum sueña que él ha perpetrado una violación*; Pulsatilla sueña con abejas*, con insectos Argentum nitricum*, Ledum con cocodrilos* y Silicea con el desierto* (hay que recordar que el sílice es un componente esencial de la arena). Sueños de celos, Lycopodium* y de intrigas, Lachesis*.
Característicamente se ha observado en experimentaciones recientes y modernas que muy comúnmente los experimentadores sueñan con lo que están experimentando sin saber conscientemente lo que es (como por ejemplo ha sido con el Nosode del Sida, la sangre del águila calva y otras aves). 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF