Boletín Homeopático


DICIEMBRE 2007

Nuevos medicamentos de la Personalidad: Spongia tosta
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

Los síntomas únicos se señalan con un asterisco*.

   La esencia de Spongia es la asfixia, la sofocación, tanto a nivel físico como emocional y afectivo.

   Es uno de los medicamentos más comunes y de mayor utilidad en las afecciones respiratorias, muy especialmente en la tos, sobre todo cuando ésta se acompaña de afonía, sensación de asfixia o ahogo desmedidos y gran agitación, en toses secas, perrunas, sonoras, dolorosas y asociadas a procesos cardíacos o reumáticos. Afecta todas las glándulas y los ganglios, donde hay hipertrofia e induración (sobre todo en testículos y ovarios). Por su alto contenido de yodo, este medicamento, preparado con la esponja común tostada, es uno de los más importantes en las afecciones tiroideas, muy especialmente en el hipertiroidismo crónico o asociado a situaciones emocionales de gran estrés y ansiedad, las cuales son determinantes como noxa en este remedio. Sus agravaciones más notables son por enfriarse (por viento), por los movimientos y esfuerzos de ascenso y por pensar o recordar sus males (como Oxalic acid o Medorrhinum).

   Sin embargo, en su esfera mental y especialmente a nivel de personalidad, Spongia es un medicamento digno de recuperarse en el tratamiento integral de personas –especialmente mujeres- minimizadas, ansiosas, temerosas y con gran sensación de incapacidad. Spongia es uno de los grandes remedios de las mujeres asfixiadas por las circunstancias, la familia o los malos tratos del esposo, sobre todo cuando esta “sofocación” es tan paulatina y sutil que la paciente se acostumbra o llega a no percibirla, desarrollando un estado de vaga pero intensa ansiedad o angustia iniciales, con severos miedos y gran timidez.

   Mujeres que siempre están cansadas y que no son conscientes de la grave depresión que están cursando.

   La ansiedad es uno de los síntomas más distintivos del perfil psicológico de Spongia, se presenta por el futuro (le preocupa mucho e incontrolablemente lo que pueda suceder) y durante el sueño (despierta aterrorizada y llena de agitación), después de medianoche; pero también con miedo, estando dentro de su casa: Es un importante remedio de la claustrofobia, cuando hay sensación de asfixia o inminente desmayo en lugares estrechos o cerrados. Aprensión y angustia estando dormida incluso o al despertar, y en paroxismos o de manera periódica. Del mismo modo, los temores son otro rasgo característico. Spongia tiene miedos recurrentes y muy intensos, temores que la han acompañado toda la vida y que la perturban hondamente, reflejándose en su salud, la cual cada día se deteriora más. Mujeres con mucho miedo a la muerte o a las enfermedades graves y repentinas (sobre todo a las afecciones del corazón), a que suceda una desgracia, un infortunio o calamidad, al mal y sobre todo a ahogarse, asfixiarse o sofocarse (sobre todo cuando padece del corazón). Sus miedos se presentan con palpitaciones o durante la transpiración*, al despertar y durante la noche.

   Los siguientes síntomas claves para distinguir este estado son el llanto y los sobresaltos. Como Kali carbonicum, Spongia se sobresalta de todo y muy fácilmente, como si fuera por un susto o algo intempestivo, un reflejo de su falsa estabilidad y su creciente vulnerabilidad, la sobresaltan las cosas más simples, los ruidos, aún estando dormida o durante la transpiración, mucho peor en la mañana al despertar. El llanto de estas personas está matizado de gran ansiedad y miedo, puede llorar después de tener agobios o preocupaciones, o hasta estando dormida.
Son mujeres que fueron muy alegres, artísticas, agudas e ingeniosas, activas y propositivas en todas las áreas de la vida, sagaces e independientes financiera y económicamente, muy agradables y dulces y, que con el tiempo y por estar sometidas a relaciones de pareja sutil y ambiguamente limitantes, se vuelven frívolas y superficiales, muy sensibles y reactivas, tímidas, apocadas y muy pasivas.

   Spongia al principio de su deterioro puede manifestar muchos rasgos polares, alternancias y oscilaciones muy peculiares: Así, su ansiedad, cólera o llanto puede alternar con alegría o cantos; su apatía suele alternar con arrebatos de hiperactividad desbocada y muchas veces sin sentido o finalidad, todo lo cual la hace inestable e incluso histérica.

   Alterna alegría con aversión a trabajar* o con distracción*, con llanto, seriedad o afán peleador. U oscila entre el embotamiento mental y el deseo constante de cantar* (el cual es un aspecto muy específico).

   Spongia, en sus fases más avanzadas y patológicas, se torna muy depresiva e hipocondríaca, con más temores y una apatía creciente que puede llegar a convertirse en cansancio o hastío de la vida. Tiene aversión absolutamente a todo, nada la motiva. Odia su trabajo y sus deberes, los cuales le repugnan y evita a toda costa, puede estar sentada sin hacer nada por mucho tiempo, aburrida en grado máximo, embotada, distraída, silenciosa y huraña, como si estuviera ebria o intoxicada. Estas mujeres que antiguamente fueron dulces y atentas se vuelven muy hoscas, rudas o incluso presentan arrebatos de maldad (más por indiferencia y descuido que por sadismo o crueldad).

   Su ansiedad, creciente e incontrolable, llega a dominar su vida, tiene pensamientos atormentadores de toda índole al cerrar los ojos*, sobre todo de eventos del pasado o de hechos que jamás ocurrieron, sobre su salud o el bienestar de sus hijos, piensa en graves calamidades que le acechan, todo lo cual se calla, con llanto continuo y desesperación, llegando a experimentar un verdadero estado de terror continuo y permanente en su interior, el cual le impide desempeñar su vida cotidiana y encontrar paz.

   Tiene pensamientos, fantasías o visiones que la alteran: Desgracias del pasado que se repiten incesantemente aterrorizándola*, sobre todo al cerrar los ojos*; piensa y llega a ver figuras, fantasmas, cree que la persiguen o que le van a hacer daño. La gente Spongia, con el fin de evadirse de este terrible estado depresivo y alterado, puede caer en el alcoholismo de manera muy severa o en la adicción o dependencia de drogas o medicamentos tranquilizantes que la desconecten de su desbocada mente.

   Puede confundirse con Sepia por el estado depresivo, la apatía y el deterioro crecientes pero Spongia se agrava bailando al contrario de Sepia y tiene más aversión a sus quehaceres y a su trabajo que a sus seres queridos. La agravación por pensar en sus males, por recordarlos, es un claro reflejo de la contundente fuerza femenina contenida y bloqueada que, como en Sepia o Lachesis, al no encontrar una salida natural y constructiva, implota de manera autodestructiva. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF