Boletín Homeopático


SEPTIEMBRE 2008

Naja tripudians
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

   Naja es un remedio homeopático obtenido del veneno de la cobra y, como todos los medicamentos elaborados a partir de ofidios, tiene una notable acción cardiaca y sanguínea. Pero también tiene una profunda acción sobre la naturaleza femenina. Es un gran auxiliar en la fiebre de heno y en procesos alérgicos que involucran el tracto respiratorio, sobre todo cuando hay una gran sensibilidad al frío con frialdad extrema del cuerpo y, especialmente, de las extremidades. Kent menciona que le es imposible acostarse sobre el lado izquierdo, pero algunos autores contemporáneos mencionan una gran mejoría acostándose de ese mismo lado. La constricción como sensación característica es distintiva del remedio, especialmente en el cuello, pecho, laringe y garganta. Como en el caso de Lachesis todos sus trastornos tienden a emigrar del lado izquierdo al derecho. El occipucio, el cuello y la parte alta de la espalda y los hombros constituyen zonas de acción electiva del remedio, siente como si lo hubieran golpeado en esa parte y puede presentar afecciones reumáticas, sobre todo en el cuello y zona cervical (Cimicifuga). Migrañas con marcada lateralidad izquierda y con súbita aparición nocturna que alteran el sueño, peor de mañana al despertar. Casi un específico de los desórdenes valvulares cardiacos, sobre todo en casos oligosintomáticos. Las palpitaciones impiden el habla.

   Por otra parte, Naja es un medicamento con una muy amplia gama de síntomas mentales y con una personalidad que recuerda mucho a Lachesis aunque con mucha más profundidad ética y moral; desde niños son muy serios y propios y más tarde en la vida suelen ser, sobre todo, mujeres muy atractivas y carismáticas, aunque con un grado elevado de contención sexual y emocional, pero también con un fuerte compromiso con el deber; mujeres de “fuego”, que sueñan peculiarmente con el fuego: Coléricas, apasionadas, con una sexualidad intensa, con tendencia a suprimir su ira y a hacer de todo un secreto. (Farokh Master). Las mujeres Naja tienen, en esencia, muchos rasgos semejantes a los de Lachesis, pero en la manifestación de su personalidad y carácter son muy diferentes, tienen un temperamento completamente distinto. No es ni reactiva ni intensa, no tiende al odio ni a la agresividad, siendo más suave y tímida, muy semejante a Pulsatilla (Morrison). Es muy característica, como en Anacardium, el tema de la dualidad que puede manifestarse como una tendencia a la dualidad de su voluntad o personalidad, o como una tendencia a la escisión, llegando a la tendencia insana al suicidio partiéndose la cabeza en dos con un hacha (Hale).

   Tanto Sankaran como Farokh Master señalan que es un gran medicamento en mujeres que después del matrimonio se encuentran sometidas, desdeñadas y descalificadas, tanto por su esposo como especialmente por sus suegras, las cuales suelen maltratarlas y obtener un gran poder dentro de la dinámica familiar. Así, estas mujeres acumulan gran resentimiento e impulsos fallidos de venganza, con cólera violenta contenida, pero a la vez -por circunstancias culturales- tienen un gran sentido del deber y responsabilidad hacia su familia, todo lo cual se traduce en un fuerte conflicto interior que puede llegar al grado de deteriorar su cordura. Todo lo anterior suele minarle su autoestima y su confianza en ella misma al grado de sentir que no vale nada o que es un completo fracaso. Es un gran remedio cuando la paciente refiere con gran agobio e insistencia no haber logrado nada notable en la vida. Hay gran depresión, y esta tristeza siempre está asociada con la minusvalía y el sentimiento de que todo lo que ha hecho es fallido y errado (Allen). Naja, de acuerdo al Synthesis 9.1, tiene trastornos por anticipación, dominación y dominación en niños con una larga historia de excesivo control por parte de sus padres, así como trastornos por pena. Tiende a las cavilaciones intensas y melancólicas, sobre todo por problemas o enfermedades imaginarias. En su melancolía vespertina, la enferma comienza a formarse toda clase de imágenes de posibles errores e infortunios sobre los cuales la mente discurre de manera reincidente y sin cesar, sintiéndose muy desgraciada a ratos (Hughes). El doctor Sankaran, en un seminario, realizó un asomo de experimentación espontánea de Naja al administrarles a todos los participantes, y sin que estos supieran de qué se trataba, tomas del medicamento a la 30c todas las noches antes de acostarse. La idea era indagar sobre sueños y sensaciones que emergieran durante la semana que duraría el seminario. Los principales fueron: 1. Sensación de deber y responsabilidad hacia la familia. 2. Sensación de haber sido dañado, afectado o herido. 3. Sensación de estar equivocado o de haber fallado. 4. Cólera, ira, violencia. 5. Sensación de estar escindido entre el deber, por un lado, y la sensación de fracaso o frustración, por el otro. 6. La sensación de haber sido desamparado o desatendido. 7. La percepción de encontrarse con muchos obstáculos en el camino. 8. Temas de éxito y fracaso. Todas estas cuestiones, de alguna manera representan y simbolizan la idiosincrasia fundamental de la personalidad, básicamente femenina, de este remedio cuya dinámica de sometimiento no sólo es característica de los países de Oriente sino típica y reincidente en Latinoamérica.

   Naja sueña con las ocupaciones y los negocios diarios y con eventos del día previo, lo cual simboliza su conflicto con la cotidianeidad. Como ya se mencionó, posee sueños de fuego, pero también pesadillas o sueños largos, abundantes, terroríficos y que no puede recordar después. Sueños vívidos, de suicidio y asesinatos. Mejora por la fruta ácida y por los estimulantes, aunque las bebidas alcohólicas muy fácilmente lo intoxican. Muy indicado en la bulimia.

   Tiene miedos muy intensos, sobre todo a la muerte (asociado a todas sus afecciones cardiacas), temor a los accidentes, a estar solo (posee un gran deseo de compañía); miedo al fracaso, sobre todo en niños; a enfermedades inminentes y, de manera muy característica, gran temor a la lluvia. Naja suele desarrollar al final de su patología estados insanos con impulsos suicidas y un gran animadversión a su vida, con pérdida progresiva de sus facultades intelectuales, con incapacidad de desarrollar actividades mentales (las cuales desea) e impulsos mórbidos, sobre todo a caminar y a cavilar sobre cuestiones inexistentes o nimias. Naja llora fácilmente y se torna sentimental en exceso, aunque desea actividad y estar ocupada: Síntomas remanentes y resonantes a su sentido del deber conflictuado con la sensación de equivocación y fracaso, eco tardío y patológico de una vida de sumisión y perjuicio.

   Llama especialmente la atención que en las culturas orientales la cobra siempre ha simbolizado la realeza, la energía sexual, una gran sabiduría y la divinidad. De acuerdo con la tradición budista, una cobra extendió su capuchón sobre Buda mientras meditaba para protegerlo de la lluvia: La presencia femenina, esencial e ineludible, aun para acompañar y preservar la divinidad. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF