Boletín Homeopático


MARZO 2011

La Depresión
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

   La depresión es una de las afecciones más comunes en nuestro tiempo debido a las presiones de la sociedad y a las extremas carencias afectivas a nivel intrafamiliar. Así, los seres humanos de nuestro tiepo, con muy pocas excepciones, experimentan de manera reiterativa períodos de depresión de diferente intensidad y duración a lo largo de su vida. La tristeza es un sentimiento natural de la condición humana, pero la depresión es una patología emocional y mental en la cual la persona queda anclada en este sentimiento de desánimo sin poder salir de él. Psicológicamente, se define como un estado de abatimiento e infelicidad, transitorio o no, en el cual, quienes lo padecen, pueden no estar experimentando tristeza propiamente, pero pierden la capacidad de disfrutar e interesarse por aquellas cosas que debieran motivarlos y causarles placer. El origen de la depresión es múltiple, y va desde un estrés constante hasta trastornos de origen afectivo, especialmente pérdidas o duelos no resueltos. En ciertas personas, la depresión puede ser activada por sustancias químicas (medicamentos o drogas) o por condicionamientos educativos, culturales y familiares. En todos estos casos, es importante que el homeópata no pierda de vista todos estos factores y modalidades, así como la etiología y los síntomas concomitantes o adyacentes.

   Aurum metallicum: Verdadera desolación, con un muy fuerte transfondo de minusvalía y abandono. Deseos de morir o impulsos suicidas. Depresiones muy crónicas en personas demasiado responsables, a quienes desde pequeños les hicieron sentir que no valían; niños a los que se les exigió mucho, por lo cual llegaron a convencerse que para ser importantes tenían que ser los mejores en todo. Culpa extrema, consciente o inconsciente. Individuos muy contenidos y propios, con accesos de cólera extrema. En muchos casos la depresión crónica de Aurum suele pasar desapercibida por el hecho de que este es un individuo que ha estado deprimido toda su vida, los demás lo ven serio, formal y muy responsable, pensando es así su personalidad, cuando en lo profundo hay un gran tristeza.

   Carbo vegetabilis: En este remedio la depresión, usualmente crónica y en personas avejentadas o muy deterioradas, se presenta como una gran apatía o especialmente cansancio. El paciente se niega a contactar con el mundo exterior, no desea hablar ni comer, en muchos casos se niega a ver, cerrando obstinadamente los ojos: Ya no quiere vivir y se ha rendido ante su estado.

   Conium maculatum: Gran depresión, sobre todo en ancianos, con ralentización de todas las funciones, tanto físicas como emocionales, el paciente se ve muy cansado. Muy indicado en la depresión de individuos solteros o viudos, sobre todo cuando se quedan solos. Puede haber antecedentes de excesos sexuales o, por el contrario, gran contención sexual.

   Gelsemium: Depresión crónica asociada a anticipación y grandes preocupaciones. Cuando la causa es una mala noticia o la acumulación de estrés. Cuando se han acumulado muchos trastornos de orden emocional y de diversa índole. El paciente se ve embotado y tembloroso.

   Hippomanes: Depresión extrema, no quiere salir de su habitación (Platina) o de su cama. Constantemente se frota el pelo hacia abajo.

   Ignatia: Depresión aguda en personas muy románticas. Con llanto excesivo o pena silenciosa y síntomas contradictorios. Indicado en las personas que por una pena no pueden llorar o no pueden dejar de llorar. Es el medicamento de las penas agudas por excelencia, pero también está indicado en pesares crónicos, sobre todo en mujeres, a consecuencia de decepciones afectivas y cuando su encanto femenino es remplazado por una apariencia hombruna.

   Lycopodium: La depresión de Lycopodium puede acentuarse en las tardes, sobre todo de 4 a 8 pm, en la menopausia (Lachesis) o después de algún fracaso, y va siempre asociada a una fuerte sensación de minusvalía y desamparo. Estos individuos buscan poder, reconocimiento social y la adquisición de estatus a través de bienes materiales, cuidan mucho su imagen pero en el fondo son muy inseguros. Es de los pocos medicamentos que mejora llorando pero se agrava por el consuelo.

   Natrum muriaticum: Penas crónicas con resentimiento y deseo de soledad, agravación por el consuelo y profundas heridas emocionales. Pena silenciosa o suprimida, no quiere dejar de sufrir. Personas muy cerradas, siempre a la defensiva, aunque muy sensibles. No llora o se agrava por llorar. No puede llorar aunque desea hacerlo. Decepciones muy profundas, corazones rotos. Piensa todo el tiempo en el pasado doloroso. No perdona.

   Phosphorus: Gran depresión con profunda apatía e indiferencia por todos y por todo, lo que suele contrastar con el ánimo y la personalidad anteriores del paciente, el cual suele ser alegre y sociable. En estas fases, Phosphorus, se muestra sin energía y con una total falta de reacción. Solo lo mejora dormir y algunos estimulantes, sobre todo los refrescos de cola y los alimentos muy dulces. Depresión con gran miedo a la soledad.

   Phosphoric acid: Penas continuas y debilitantes, o personas que caen en profunda depresión después de muchas pérdidas y adversidades sucesivas. Mucha apatía. Resignación. Se siente apabullado, pasivo, habla con frases cortas. Deseo de jugos. Peor por dormir. Este es uno de los medicamentos más importantes para aquellas personas que no pueden vivir plenamente una pérdida o un duelo, como niños o ancianos, porque sus familiares, en su afán de protegerlos, les ocultan la verdad.

   Pulsatilla: Depresión con sentimiento de no ser querido, desea cariño en todas sus manifestaciones, llegando a desarrollar un comportamiento infantil. Deseo de compañía, pero puede estar irritable y voluble. Llanto fácil, con mejoría por el consuelo, aunque inicialmente puede llorar con más intensidad para obtener más atención. Las personas que necesitan este remedio no siempre son conscientes de su depresión. Lo que suelen manifestar es una imperiosa necesidad de alguien que las ame y esté a su lado. Hay una naturaleza insaciable en cuanto a lo que se desea y al amor que se busca por parte de los demás.

   Sepia: Depresión muy severa que se confunde con extremo cansancio. Indiferencia a sus seres queridos, deseo de soledad y silencio. Aversión a la pareja y a los miembros de su familia. Deterioro físico. Mujeres embotadas y tristes, que no soportan a sus hijos y que se abandonan a sí mismas, con deseos de salir corriendo, pero con gran apatía. Peor por el consuelo. Mejor si está ocupada.

   Staphysagria: Depresión con gran proclividad a fungir como víctima. Este tipo de pacientes no puede poner límites (como Phosphorus), pero interiormente propician estas situaciones, obteniendo una ganancia secundaria. Trastornos por penas de toda clase. Parecieran atraer la calamidad a sus vidas, a pesar de ello se muestran con una actitud de aparente resignación. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF