Boletín Homeopático


ENERO 2012

Magnesia carbonica
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

   Los individuos que necesitan y corresponden a este medicamento comparten los temores esenciales y propios de todas las Magnesias: El miedo a no poder aferrarse a la vida, encararla y sentirse valioso, todo lo cual genera una tremenda ansiedad ante la vida y graves conflictos con la propia autoestima.

   En las primeras etapas de la vida, el tema fundamental de Magnesia carbonica es la figura paterna (mientras que en la infancia de Magnesia muriática, suele ser la figura materna la que está conflictuada). Los niños Magnesia carbonica, además de tener serios problemas gástricos y relacionados con la dentición tienen dificultades para trabajar el reconocimiento y el respeto de sí mismos.

   La figura paterna (asociada con el elemento Carbónico) tiene un papel decisivo en el desarrollo de la confianza en uno mismo. El padre ideal sustenta y provee de certeza a todo lo que el niño hace, alentándolo a que actúe con seguridad en el mundo exterior para que pueda encontrar su lugar correcto en él. Magnesia carbonica, conocida también como Magnesium carbonicum, tiene que ver con el período de desarrollo donde los niños contactan con los demás y comienzan a entender que el mundo y la realidad va más allá de sus propios límites. Estos niños tienen que buscar un equilibrio entre su propia seguridad y la forma de comportarse ante el exterior para poder relacionarse con los demás adecuadamente y así afianzarse en su medio ambiente. En esta etapa, el niño Mag-c experimenta problemas al intentar relacionarse con la figura paterna pues este medicamento, al igual que Chamomilla, trabaja en la etapa donde el niño tiene que consolidar su propio territorio y su propia autonomía. Los padres de estos niños suelen ser muy agresivos y demasiado atentos a que no se rompan ni trasgredan los límites establecidos, con lo cual invaden el espacio vital de sus pequeños. El niño Magnesia busca, entonces, la aprobación paterna como una forma de validarse ante el mundo exterior. Esto suele manifestarse en dos dinámicas opuestas. Por una parte, el niño puede reaccionar siendo solícito, obediente, adaptable en exceso y evitando los conflictos, así como haciendo propios los deseos y las motivaciones del padre, o puede reaccionar de la manera totalmente opuesta, con gran agresividad, retando las reglas y estructuras, y provocando conflictos con toda clase de autoridad. Esta agresividad, suele manifestarse como un descontento permanente y proyectado hacia todo, esto último se suele presentar, especialmente, cuando el padre es demasiado tolerante y nunca se enoja, con lo cual, indirectamente, no trasmite a su hijo el suficiente reconocimiento ni las estructuras necesarias para consolidarse. Este tipo de niños se manifiesta inconforme permanentemente, nada le complace, no tolera ser tocado y rehuye el contacto social de todo tipo, desde edades tempranas puede robar golosinas, siendo hosco, contrario e insultante.

   Los niños Magnesia carbonica que de pequeños fueron dóciles, complacientes y adaptables, pueden convertirse en adultos y adolescentes pacificadores en demasía, personas que atraen conflictos y agresiones hacia su persona sin poder defenderse ni poner límites. El individuo Magnesia carbonica tiene un sentimiento muy arraigado de minusvalía, así como problemas con las figuras de autoridad, a las que, de acuerdo a sus mapas más inconscientes, no puede complacer jamás. Estos sujetos carecen de respeto por sí mismos y sienten que todos los problemas de su entorno tienen que ver con ellos.

   En otros casos, los niños que sufrieron excesivo maltrato por parte del padre y que desarrollaron una actitud de rebeldía para buscar su propia valía, pueden convertirse en adultos eternamente inconformes y conflictuados con todas las estructuras de la vida: Gente que, consciente o inconscientemente, va en contra de las reglas, normas y autoridades, carentes de disciplina consigo mismos, todo lo cual les genera una sensación de inseguridad y ansiedad, sienten que no pertenecen en ninguna parte y poseen graves problemas para relacionarse adecuadamente. Estos individuos difícilmente pueden sentirse satisfechos y relajarse, por lo cual su metabolismo tiende a alterarse, todo el tiempo están comiendo o mordisqueando, tienen indigestión crónica y acidez no sólo a nivel digestivo sino generalizada en todo su organismo, como una forma de reacción ante el estrés permanente en el que viven.

   El individuo Magnesia carbonica padece frecuentemente de afecciones digestivas: cólicos, constipación, sobre todo por emociones intensas o preocupaciones, así como diarreas verdes y muy ácidas (especialmente en los niños en la dentición), así como neuralgias, especialmente faciales, y contracturas. Dolores que siguen los trayectos nerviosos, peor estando en reposo. A nivel mental, y por todas las condiciones que vivieron en su infancia, suelen ser personas con un gran sentimiento de abandono, muchas veces señalado y específico hacia la figura paterna. Hombres con conflictos para asumirse como padres.

   Magnesia carbonica está lleno de ansiedad y temor: Teme y le preocupa mucho el futuro, siente que algo malo va a pasar, teme a los accidentes, a los ladrones y a todo tipo de desgracias. Miedo a la locura y al mal. Junto con Arsenicum, es el único medicamento que tiene temor a la muerte vomitando. El miedo es lo único que mejora en cama, sobre todo al anochecer, aunque puede agravarlo también.

   No soporta que lo miren y tiende a morderse las uñas, la violencia de todo tipo, directa o indirecta, le afecta profundamente. Junto con Magnesia muriática, es uno de los principales medicamentos en los trastornos por discordias y peleas entre sus padres (ars., ign., lach., nat-m., nit-ac., nux-v, sulph.). Está indicado, asimismo, en los trastornos por negligencia paterna (lo cual incluye todo tipo de conflictos y vivencias patológicas con la figura masculina paterna), afecciones de todo tipo por amistad defraudada, reflejando su gran dificultad para relacionarse con el entorno; trastornos por dominación o sometimiento por largo tiempo, penas, malas noticias, sustos, preocupaciones y peleas, entre otros.

   Todos sus síntomas mentales, especialmente el miedo y la ansiedad, mejoran en cama, especialmente al anochecer (síntoma que comparte sólo con Hepar sulphur).

   Mejora y desea el aire libre, especialmente durante la menstruación. Estos individuos tienden a desgastarse pronto y a padecer afecciones reumáticas que se agravan de noche; aunque es un sujeto friolento, mejora caminando al aire libre y por el movimiento en general. El comer alimentos calientes le agrava y le genera una sensación de calor, especialmente en la cabeza.

   La gente Magnesia carbonica, de manera muy simbólica, por su falta de afianzamiento en la vida tiende a golpease muy seguido, siendo torpe y desmañada. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF