Boletín Homeopático


ABRIL 2012

Alcoholismo y drogadicción (Segunda parte)
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

   Coffea cruda: Excitación mental extrema durante la intoxicación, está alborozado o eufórico, sus percepciones se agudizan de manera exagerada, y su pensamiento se acelera y clarifica. Estados extáticos. Coffea es de gran utilidad en personas que desarrollan adicciones para sentirse mejor anímicamente o debido a que sus facultades, sobre todo mentales y de abstracción, se potencian.

   Hyosciamus: Estados de perversión mental a raíz de excesos de drogas o alcohol, los individuos caen en demencia o delirium tremes con gran locuacidad, suspicacia y celos. Muchos pueden desarrollar también manía con cólera o ira, incluso con fuerza incrementada (como en el caso de Stramnium), hablan en un tono muy elevado y blasfeman o dicen cosas inmorales. Estos individuos de manera muy característica se tornan exhibicionistas. En síndromes de abstinencia puede haber trastornos neuro-motores, como convulsiones o espasmos, gritos y gran inquietud.

   Lachesis: Es uno de los medicamentos más útiles en las personalidades adictivas, sobre todo en el caso de jovencitas que, en la actualidad, tienden a caer en toda clase de excesos. Tendencia a desarrollar toda clase de desórdenes obsesivos y adictivos, desde drogadicción hasta bulimia, pasando por alcoholismo. Se preocupan mucho por todas las influencias sociales, y que a raíz de su pubertad tienden a volverse egoístas y suspicaces. Alcoholismo en la menopausia.

   Medorrhinum: Impulso de romper con todos los límites, excesivo afán de conocer experiencias y situaciones nuevas, insaciable curiosidad física, intelectual y emocional. Poseen una madurez inusual y desconcertante. Precocidad sexual. Esta personalidad, aunada a su curiosidad extrema, los lleva, desde edades muy tempranas, a probar toda clase de estímulos, permitidos y prohibidos, y aunque generalmente no desarrolla adicción por los mismos al inicio, con el tiempo suelen verse incapacitados para abandonarlos.

   Mercurius vivus: Pacientes drogadictos o con adicciones severas de todo tipo que degeneran en las formas más destructivas, hacia su persona o hacia quienes les rodean. Impulsos dañinos y malévolos en extremo (Stramonium, Anacardicum). Esta destructividad se suele caracterizar por ser lineal, sistemática y sin reacciones emocionales. No siente culpa ni placer en lo que hace.

   Natrum muriaticum: Es por mucho, el medicamento con las más intensas tendencias adictivas (Carcinosin), tanto genéticas como adquiridas. En casos muy severos pueden desembocar en drogadicción severa, pero lo usual es que como es que como Aurum, Natrum tenga una cantidad extrema de culpa (junto con Aurum son los más culposos de la Materia Medica) lo cual le impide que degenere en casos graves. Natrum, en última instancia, desea sufrir lo más posible (como Staphysagria) como una forma de culpar a los demás, de subrayarles el daño que le han hecho, aunque al final el daño que se hace a sí mismo es mucho mayor. La mayoría de las personas Natrum muriacticum viven en el pasado, y en el pasado doloroso, totalmente desconectados del presente y de sus aspiraciones futuras, el conocimiento de este hecho, aunque sea de manera inconsciente, es tan devastador que los pacientes de este remedio tenderán a evadirse literalmente de la vida tan cruel que se han construido.

   Nux vomica: Individuos instintivos y hedonistas en extremo. Gente primitiva, básica y muy impulsiva, competitiva a todos los niveles, y en un segundo plano, hedonistas. Esta necesidad de placer se decanta hacia lo más primitivo. El remedio está fuertemente indicado en niños que comienzan a desarrollar adicciones de todo tipo: tabaquismo, alcoholismo, drogadicción, y hasta industriosidad adictiva. La personalidad Nux vomica no puede poner tasa a sus deseos, si algo le es grato o le causa placer queda atrapado en su disfrute sin poderse detener, trátese de comida, estimulantes o actividades. Algo que tiende a complicar la situación de estas personas es su gran fortaleza física. Cuando sus adicciones comienzan a manifestarse en su vida, no le causan mella ni deterioro alguno, no se debilita y se siente tan sano y fuerte como siempre, por lo que llega a afirmar y a convencerse “que a él no le hacen daño” tales estímulos, sintiéndose por encima de los seres humanos normales (como Sulphur).

   Opium: Es uno de los remedios principales en el tratamiento de toda clase de adicciones, sobre todo cuando se trata de adicción a drogas y medicamentos, abarcando tanto las afecciones posteriores, la drogadicción en sus estados más agudos o crónicos, así como la tendencia genética o emocional a este tipo de comportamientos. Aunque no suele ser catalogado como un medicamento profundo, Opium posee un estado mental muy peculiar que lo hace en extremo lábil a todo tipo de sustancias y comportamientos adictivos.

   Pulsatilla: Debido a su naturaleza inmadura y dependiente, tiende a dejarse influenciar fácilmente por los demás. Muy indicado en jóvenes mujeres que beben para sintonizarse socialmente o por influencia del entorno. La naturaleza adictiva de este remedio estriba en que no le da la importancia a su adicción, considerándola algo pasajero y sin importancia. Como Natrum mur., puede recurrir al alcohol para desinhibirse.

   Selenium: Muy adecuado en el tratamiento del alcoholismo en sus formas más crónicas y severas, sobre todo cuando el paciente se encuentra deteriorado, debilitado y avejentado como consecuencia de su vida disipada por excesos sexuales y de bebidas alcohólicas. Pacientes que bebieron durante muchos años e intentan dejar la bebida cuando se percatan del alto grado de deterioro que presentan. Intenso e incontenible deseo de bebidas alcohólicas antes de la menstruación.

   Stramonium: Reproduce los estados más drásticos de degeneración mental a consecuencia de abusos extremos de drogas o alcohol. Pérdida del control consciente, impulsos básicos, destructivos y perniciosos que afloran potenciados. Como si estuviera poseído, blasfema, destruye todo, tiene fuerza incrementada, no reconoce a nadie, con convulsiones o espasmos muy intensos.

   Sulphuric acid: Uno de los medicamentos más clásicos en el tratamiento del alcoholismo, pacientes deteriorados y exhaustos, insatisfechos con la vida y disgustados consigo mismos, siempre presurosos, torpes y caóticos, su mente está llena de planes pero carece del orden y la disciplina necesarios para emprender cualquier cosa.

   Syphillinum: En adicciones de origen hereditario, sobre todo alcoholismo. Aun cuando los progenitores alcohólicos no son los que crían a los hijos la tendencia existe y tiende a activarse durante la adolescencia o poco antes incluso. Las adicciones aparecen repentinamente con una severidad inusitada e incontrolable, lo que desconcierta a los mismos pacientes, así como a sus familiares. A la par, pueden presentarse actitudes sumamente compulsivas, sobre todo en lo concerniente a la limpieza y arreglo personal, se lava sus manos cientos de veces. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF