Boletín Homeopático


JUNIO 2012

Veratrum álbum
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

   Veratrum es una de las personalidades homeopáticas más ambiciosas y deseosas de poder en la Materia Medica. Este deseo de poder y notoriedad es, sin embargo, en aras de una imagen pública. El poder de Veratrum tiene como finalidad conseguir una imagen social, un escalafón en el mundo, pero también es un impulso compensatorio ante una identidad desestructurada e incompleta. Por eso su ambición es desmedida y se incrementa mientras más obtiene, siempre bajo un concepto de si mismo de grandeza extraordinaria y éxito absoluto. Mientras que Lycopodium desea poder para compensar su falta de confianza, Veratrum desea pe para compensar su falta de identidad. Así, cuando accede al poder suele convertirse en un tirano, ya sea en el ámbito laboral o político, aún a nivel familiar, Veratrum es uno de los dictadores más peligrosos debido a que se siente un enviado de Dios o predestinado a una grandeza incomparable por encima de la integridad de los demás, la cual es incapaz de percbir. Es quizá el medicamento más megalomaníaco, con un sentimiento de superioridad fuera de todo contexto, y con una arrogancia desmedida, equiparable a la de Platina y Lycopodium. Mientras que Lycopodium es claramente perceptivo de los demás, para así poder aprovecharse de sus debilidades, Veratrum, en cambio, carece totalmente de empatía, volviéndose insensible y sádico aún con los seres más cercanos a su persona.

   La esencia de este remedio homeopático es la desconexión con la realidad. Por más sano que esté un individuo Veratrum, siempre posee un grado de enajenación y evasión, esto puede, en algunos casos, hacerse manifiesto, en una cierta propensión al ridículo y a lo grotesco. La gente Veratrum álbum posee una tendencia exagerada a mentir, calumniar y engañar, a tergiversar la realidad y alterar la realidad aún sin finalidad alguna, pero sobre todo, para obtener todo tipo de ganancias y ventajas. Esta propensión es una clara manifestación de un afán patológico de negar una realidad deslucida, indefinida y desagradable.

   La gente que pertenece a este remedio se caracteriza, asimismo, por una rigidez en sus actos y palabras, todo en él es afectado y sobreactuado. Veratrum es un sujeto, de cualquier sexo, de apariencia artificial y forzada. Alguien que no logra encajar armoniosamente en el entorno social y que, por contraposición, intenta modificar y dominar, precisamente, ese entorno, a través de la manipulación y el control.

   Por ello, el individuo Veratrum, por lo general, no tiene un contacto firme con la realidad. Muchos de ellos se sienten seres superiores, llamados por Dios para desarrollar una misión única y trascendental, otros simplemente se siente destinados a una vida de grandeza o a ser líderes de inusitado poder. Los niños son extraordinariamente fantasiosos, evasivos e hiperactivos (aunque no destructivos) y los adultos, comunes y corrientes, en menor o mayor grado viven en un mundo de fantasía, soñando en codearse con la alta sociedad y ser famosos, realizando todo lo posible por que los demás perciban una imagen de grandeza, boato y exultación que en realidad no poseen.

   Una de las características claves del individuo Veratrum es su inagotable fuerza, son sujetos intensos, muy reactivos y físicamente muy fuertes y, especialmente, con una resistencia corporal extrema, lo cual los puede llevar a realizar actividades obsesivas de manera reiterativa durante largas horas sin el menor síntoma de agotamiento o tedio. Esta energía compulsiva lo suele llevar a actos de fanatismo grotesco, tanto en el ámbito político como religioso. Veratrum puede convertirse en un líder religioso trastornado, perverso y manipulador pero con un carisma extraordinario, pues cabe recordar que él es el primero en asumir como reales todas las falsas proclamas y las engañosas maquinaciones que surgen de su mente, pues la gente Veratrum pierde contacto con su realidad interior y por ende con su realidad externa. Son sujetos, además de vehementes y carismáticos, muy sagaces y perspicaces, aunque no precisamente prácticos ni inteligentes. Su desconexión con la realidad los torna excéntricos, complejos y totalmente ajenos a los procesos más inmediatos de su entorno.

   Junto con Sulphur y Lycopodium, es otro gran maestro del autoengaño. Después de Platina y Lycopodium, el más arrogante y altivo de la Materia Medica. Su arrogancia se hace patente en su certeza de superioridad: como Aurum se siente de un origen elevado, divino o trascendental pero en un sentido totalmente opuesto, pues mientras Aurum tiende a la minusvalía y a la culpa auto destructiva, Veratrum tiende a la megalomanía y a una sobrevaloración desaforada de su propia persona, llegando a ser destructivo y malévolo hacia su entorno.

   Este es uno de los tres falsos líderes, junto con Nux vomica, que desea placer y bienes materiales, y con Lycopodium que desea poder para compensar su minusvalía interior.

   La gente Veratrum es impositiva y con una absoluta incapacidad empática, dictadora por naturaleza, puede ser desde el padre tirano que tortura física y psicológicamente a sus hijos o hasta los más grandes genocidas de la humanidad; como Lycopodium, considera a todos sus enemigos pues no tiene iguales. Pero a diferencia de Lycopodium, Veratrum sí es vulnerable ante el elogio y la adulación (como Palladium).

   Dentro de su excentricidad que raya en la insania y en la manía, el sujeto Veratrum se siente con el poder de modificar y hacer excepciones a toda clase de reglas y leyes, pues personalmente se siente la encarnación de la ley o hasta la voz de Dios.

   Muchos individuos Veratrum con el tiempo se vuelven totalmente incapaces de relacionarse y convivir con los demás. Debido a su extravagancia, suele caer con gran facilidad en lo grotesco o en lo bufo, pues para él es muy importante lucirse y hacer notar a los demás lo grande y notable que es pero sin lograr percibir lo que para los demás es grandeza y notabilidad. Al medirse con sus propias reglas y tabuladores, pierde la proporción social.

   Cuando esta falta de definición de su propia identidad y la ambición pasan a niveles más patológicos, es común encontrar cuadros de verdadera descomposición de la personalidad, tal como lo refería el mismo Hahnamann, abarcando toda clase de afecciones psiquiátricas y multitud de formas de alienación de la personalidad. Así, Veratrum album es un gran medicamento a considerar para recuperar a la multitud de pacientes medicados condenados a no poder resolver su proceso interrrumpido de maduración psicológica, internados en instituciones mentales o constreñidos a la medicación permanente que los convierte, irónicamente, en algo poco menos que humano. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF