Boletín Homeopático


ENERO 2013

Kali bichromicum
Por Gilberto Quintero Ramírez

  Durante mucho tiempo se consideró que Kali bichromicum carecía de síntomas mentales. Esta aseveración fue el resultado, por un parte, del poco conocimiento clínico mental que de muchos remedios se tenía, y por otra parte, debido a que este remedio posee síntomas físicos muy peculiares y característicos. Es uno de los principales medicamentos homeopáticos indicados en la sinusitis, sus mucosidades verdes o amarillo verdosas, filamentosas y costrosas son muy peculiares, como lo son, aún más, sus dolores osteócopos (en muy pequeñas zonas localizadas), sus ulceraciones como sacabocados y la alternancia de síntomas reumáticos y digestivos, así como la sensación de un cabello en diferentes partes del cuerpo y el notable deseo de cerveza.

  Todos los Kali, medicamentos conformados por potasio, incluyendo a Causticum, se caracterizan por ser cerrados, estructurados, rígidos, rutinarios, muy reservados, propios y formales. Apegados a lo material y muy objetivos. Podemos afirmar que la esencia de los Kali es el deber, el sentido de lo que se tiene que hacer, viven en función de sus principios y son de las personas más responsables, con normas que cuidan y respetan, hombres de palabra y gran sentido del honor. Son correctos y estables, y desde ese apego a las normas y lineamientos tienen una gran confianza en la vida y en ellos mismos. Todos los Kali corren el riesgo de volverse dogmáticos, pues son reacios a los cambios y a la evolución de las cosas y de la vida, de moral recalcitrante y muy negativos. Controlan sus emociones y sentimientos al grado de reprimirlos, pero del mismo modo controlan y agendan todo en su existencia. Prefieren lo conocido a lo nuevo, son pragmáticos y carecen, por lo general, de capacidades o gustos artísticos. Parece que les cuesta divertirse y, como Silicea, dejarse llevar por sus impulsos o por la espontaneidad. Sin embargo, aunque a simple vista no lo parezca, en lo profundo de su ser, son optimistas: confían en el orden de todo, en que puedan ser felices siendo perseverantes y trabajando estoica y firmemente. Todos los Kali, de manera característica, tienden a ser paternalistas, hablan con un tono de condescendiente superioridad y, más que arrogantes, se consideran maestros y rectores de quienes les rodean. Para ellos, en su esquema de valores, la familia tiene la máxima importancia.

  Así, la gente Kali bichromicum, que comparte todas las anteriores características, tiende a ser muy estrecha, tendiente a la rutina y a ver la vida con excesiva formalidad. Junto con Kali carbonicum, es el individuo más rutinario y estrecho de la Materia Medica. Estos individuos son muy materialistas, tanto en el sentido que los bienes materiales le brindan seguridad, aunque no llegan a ser propiamente avariciosos, así como en una actitud escéptica y cuestionadora ante el mundo. Son demasiado lógicos y racionales, pero sin la elasticidad mental de un buen investigador ni la curiosidad de un científico, no son propensos a cavilaciones espirituales o filosóficas y esta naturaleza agnóstica puede llevarlos a actuar de manera mecánica, viéndose gravemente limitados para entender las sutilezas intangibles de las emociones, afectos y sentimientos, propios y ajenos. Son organizados, meticulosos, apegados a los cánones y, sobre todo, a los horarios. Son relojes vivientes. En su vida todo tiene un tiempo y un momento, su comida, su trabajo y deberes, su esparcimiento, su tiempo y su vida, incluso sus relaciones sexuales y los aspectos más espontáneos de la vida afectiva y emocional encuentran programación y regularidad en este sujeto.

Kali bichromicum se asemeja mucho a Silicea, pero es más rutinario que responsable, mientras que Silicea es mucho más responsable que rutinario. Kali encuentra seguridad en la monotonía de su vida, en sus horarios preestablecidos, todo lo cual suele ser muy estresante y limitante para quienes le rodean. Silicea tiene un alto sentido de la eficacia y le es muy importante la finalidad y lo fructífero de sus actos. A las personas Kali bich les cuesta mucho entender que sus seres queridos pueden tener ideas y deseos, anhelos y curiosidad. En estados de patología pueden llegar a ser misántropos pero de una manera peculiar, precisando únicamente del contacto de su familia más inmediata, prescindiendo de amigos y relaciones sociales, sin llegar a visitar o a ver a sus hermanos ni a sus padres. Le incomoda que la gente diga palabras altisonantes y que no se exprese con corrección. Enfermo, Kali bich se torna dogmático, aún más rígido en sus creencias y posturas, las cuales, irónicamente, pueden volverse absurdas e ilógicas, y, sobre todo, impositivas y carentes de toda empatía. Trabaja todos los días de la semana, mes tras mes, con puntualidad extrema y programaciones inalterables (Silicea, Bryonia), tiene completa aversión a los viajes y un nulo sentido de la aventura. En muchos casos, puede negarse a abrir si llaman a la puerta, o a contestar el teléfono, aduciendo que si está presente toda la familia, cualquier noticia, potencialmente amenazante o alteradora del orden, puede ser ignorada.

  Las personas Kali bich pueden ser abiertas y expresivas, hasta cierta medida, con su familia o con la pareja, pero ante los demás, incluyendo al homeópata, pueden comportarse de manera muy peculiar: cuando se expresan o describen su vida y sus síntomas tienden a ser demasiado reiterativos y detallistas, como si tuvieran la impresión de que sus oyentes están limitados intelectualmente y tuvieran que ser en extremo precisos, en realidad este rasgo expresa el distanciamiento emocional y afectivo que tienen ante todos lo que los rodean. Por ello mismo, aunque son más expresivos en su hogar, pueden ser excesivamente formales en sus charlas cotidianas. Junto con Silicea y otros Kali, está considerado el más fiel, sin embargo su fidelidad está sustentada más en la rutina, en la inamovilidad de sus creencias y en un orden preestablecido que en el amor o el compromiso.

  La gente Kali bich es tan controladora y rígida que tiende a ser constipada en todos los sentidos, de ahí su estreñimiento y la tendencia a la sinusitis, a que sus dolores sean tan ordenados como su persona y se ubiquen en zonas precisas, por ello también sus padecimientos se alternan con un orden y una secuencia precisos. Le cuesta exonerar y expresar, por eso, como Kali carbonicum, puede somatizar todo lo que siente en su aparato digestivo y llegar fácilmente a la gastritis o a las úlceras. Es uno de los medicamentos más importantes de la migraña, que tiene como trasfondo el excesivo control y la represión emocional. Por ello es muy simbólico que su vértigo mejore comiendo sopa caliente, síntoma único que resume como su inestabilidad se atempera en el símbolo del hogar por antonomasia.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF