Boletín Homeopático


ABRIL 2013

Llanto en niños
Por Gilberto Quintero Ramírez

  En el boletín número 5 se abordó el tema del llanto en general, donde se exponían las características del llanto de los medicamentos principales.

  En el presente boletín se ahonda más en el tema y desde una perspectiva pediátrica, ya que muchos niños, sobre todo pequeños, al ser incapaces de expresar su sintomatología con claridad tienen que ser prescritos con base a los síntomas más objetivos. Así, el llanto en los niños puede tener el equivalente de una exposición detallada de síntomas mentales y, al observador atento y minucioso, puede revelarle esbozos de su personalidad.

  Desde una visión clínica miasmática, el llanto puede tener diferentes cualidades: así, el niño psórico llora poco y con poca fuerza e intensidad, como lo podemos observar en Calc-c, Bar-c, Graph, Sulph. El llanto psórico es plano, sin mucha carga emocional y agota rápido al paciente. También es distintivo de este miasma el hecho de que el niño llora con exacta periodicidad. El niño sycósico llora mucho y con gran intensidad: Cham., Bell., Ign., Nux-v., Lyc., Puls., entre otros. Su llanto es muy emotivo, cargado de sentimientos y posee muchos matices. Es impredecible y reactivo. En cambio el llanto de los niños syphiliticos tiende a ser extremo y con los matices propios de la destructividad. Estos niños, pueden no llorar nunca o nunca dejar de llorar. La carga emocional del llanto es compleja y cargada, como si expresara sentimientos no propios de un niño sino de un adulto lleno de conflictos o impulsos dañinos. Este es un llanto muy perturbador, propio de dolores muy intensos y que puede durar muy largo tiempo. El llanto de este miasma se presenta o se agrava en la noche y suele acompañarse de otros signos y síntomas propios de la Syphilis.

  A continuación se reseñan brevemente las principales características de los remedios más importantes:

Arsenicum: El bebé llora como grande; “es un llanto viejo” que debilita mucho y por cualesquier causa, donde la madre no puede precisar la causa.
Aurum metallicum: Nunca llora (Syphilinum), a través de la ausencia del llanto, que tiene la función de defensa y alerta, observamos los impulsos de autodestrucción.
Baryta Carbonica: Llanto muy leve y apenas audible. Falta de reactividad, el niño parece resignarse ante lo que sucede en el exterior.
Belladonna: Llora por dolor, llanto muy intenso pero que se va apagando.
Calcarea Carbonica: Periodicidad en su llanto, el cual parece frío o impersonal, no propio de un bebé.
Calcarea phosphorica: Niños y bebés que lloran mucho pero con gran capacidad para comunicarse, llanto por insatisfacción. Lloriquea durmiendo.
Cuasticum: Es un niño rebelde, es un niño que llora con tono de haber sufrido una injusticia, genera conmiseración ante el niño, aunque también tiene un tono perentorio.
Chamomilla: Llanto incordiante, muy agresivo, mejora siendo mecido. El llanto va creciendo en intensidad y en carga emocional. Transmite mucha rabia o mucho dolor, o ambos.
Ignatia: Llanto paradójico: Cuando debe llorar no llora y a veces llora sin tener que llorar. Puede presentar accesos inexplicables de llanto desde bebé.
Hepar sulphur: Llanto que tiende a perpetuarse, por horas o incluso días. Llanto enloquecedor, o por dolor. Llanto amargo (Natrum mur.).
Lachesis: Niños o bebés que lloran con gran intensidad por la mínima emoción, pero que mejoran física y mentalmente después de llorar. Llanto con sollozos o por ruido.
Lycopodium: Niños que lloran mucho y con gran intensidad, solloza. Muy difícil de consolar. El bebé llora de una manera en casa y de otra en la guardería o en lugares externos. Los niños tardan en aprender a caminar o hablar. Lloran en vez de hacer las cosas.
Mercurius: Como todos los remedios syphiliticos tiene un llanto especialmente nocturno, no se detiene o se presenta por gran dolor. Llanto sin trasfondo ni carga emocional, no transmite nada. Los bebes Mercurius casi no sonríen, pueden perturbar a sus padres. Desconectado de su medio familiar.
Natrum-mur: Es el medicamento con más variedad de llanto en niños y bebés. Bebés que casi no lloran, apenas para comunicar sus necesidades básicas. Puede dar la impresión que desde muy pequeños contienen el llanto, o pueden llorar de todo y todo el tiempo, como si solo eso tuviera en su interior; llanto con mucha carga de tristeza o dolor emocional. Indicado en niños cuyas madres presentaron embarazos con mucha pena o sufrimiento. Desde bebé, el llanto lo agrava y puede producirle manifestaciones físicas: erupciones, cólicos, insomnio, trastornos de su apetito, alergias, tos, etc. Los niños un poco mayores lloran en silencio, pero con abundantes lagrimas. El consuelo lo agrava aún de bebé, incluso se agrava físicamente (Nat-mur y Aur-mur-nat).
Moschus: Llanto histérico desde bebé, más que Ignatia. Asociado a madres muy hipocondríacas y sobreprotectoras: así, el niño llora de todo.
Nux vómica: Junto con Lachesis e Ignatia, es el remedio que más se mejora por toda clase de exoneraciones, incluyendo el llanto. Llanto muy intenso pero que rápido cesa y lo pone de muy buen humor. Llora todo el día.
Phosphorus: Llanto con un acento dulce y agradable, moderado, no muy intenso. Llora con gran facilidad pero de igual manera se contenta y se torna sonriente y alegre. El llanto de Phosphorus es un llanto muy expresivo, transmite muchas emociones y con gran claridad, así todas las personas que lo rodean entienden su estado emocional. Llanto que invita al consuelo (Pulsatilla).
Pulsatilla: Llora con gran facilidad, pero su llanto solo transmite un sentimiento: bríndenme afecto. Simplemente quiere que los abracen. Se pueden confundir los llantos de Phosphorus y el de Puls. Si no atienden al bebé Puls., su llanto se vuelve dictatorial, muy demandante. También pueden sollozar dormidos. Al igual que Chamomilla, el llanto de Pulsatilla mejora por ser mecido pero suavemente, mientras que el de Arsenicum mejora por ser mecido intensa y rápidamente.
Sepia: Llora con mucha intensidad pero por muy poco tiempo aunque no lo atiendan. Un síntoma peculiar del llanto del bebé Sepia es que mejora si lo abrazan fuertemente.
Silicea: Llora poco y con poca intensidad pero de todo, y con gran periodicidad, siempre llora a la misma hora (como Arsenicum, Calcarea carbonica, Silicea). Al contrario que Chamomilla, Arsenicum y Pulsatilla, llora cuando lo alzan y lo mecen (como Cina).
Sulphur: Casi nunca llora, da la impresión que a veces se le olvida llorar; no llora cuando está sucio, sino cuando lo cambian y lo lavan. Llora bastante y con gran cólera cuando lo bañan y por calor. Llanto alrededor a las 11 am, que es su hora de agravación. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF