Boletín Homeopático


ENERO 2014

Afecciones dermatológicas y su tratamiento homeopático.
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

  Uno de los puntos más importantes en el tratamiento de las afecciones de la piel es integrarlos con el estado total del paciente, especialmente con sus síntomas mentales y generales, así como con las causas o trastornos que los originaron. De otra manera es muy difícil llegar a la curación verdadera, quedándonos solamente en paliación reiterativa o mejoría pasajera.

  Apis: alergias en la piel con gran edema y prurito que mejora por aplicaciones frías. Ausencia de sed. La cara y los párpados están muy hinchados. Personas muy celosas, que se vuelven torpes, tiran los objetos, llanto fácil. Arsenicum: todo tipo de afecciones dermatológicas que se acompañan de comezón asociada a ardor. Se rasca hasta lastimarse y sangrarse, entonces la comezón es sustituida por ardor que solo mejora por aplicaciones calientes. Piel muy seca y malsana. Sujetos envidiosos, con extremo apego a todo, les cuesta en extremo disfrutar y brindarse. Muy negativos, ansiosos y pesimistas, se alegran del mal ajeno. Belladonna: en las primeras fases de formación de abscesos, cuando hay mucha inflamación, ardor y sensibilidad local. Gran calor. Erupciones suaves y brillantes. El estado del paciente siempre es de intensa beligerancia y gran reactividad.

  Calendula: procesos dermatológicos que tienden a la supuración y a la infección, Calendula depura los tejidos de procesos sépticos. Heridas de todo tipo, tanto físicas como emocionales, que no han sanado. Carbolic acid: casos con prurito en reacciones alérgicas, sobre todo picaduras de abejas. El rascarse lo mejora pero le causa ardor y pronto regresa la comezón. En individuos con gran laxitud mental y física, muy mala memoria e incapacidad de comprensión. Dolichos: intenso prurito sin erupciones aparentes es la gran clave de este medicamento. Las aplicaciones frías hacen que el prurito se vuelva ardor. Constipación y comezón en el embarazo.

  Dulcamara: afecciones de la piel peor en tiempo húmedo, con tendencia a la formación de verrugas planas, manchas o parches blancos con el centro rojo; por trastornos digestivos. Mujeres muy controladoras hacia su familia.

  Graphites: indicado en todo tipo de afecciones dermatológicas, sobre todo cuando tienden a la cronicidad y no reaccionan a los tratamientos indicados, o en casos muy tratados y suprimidos; erupciones con costras gruesas y resecas que se fisuran y segregan un líquido icoroso y pegajoso, amarillo como miel (cuando es transparente: Natrum muriaticum, en pacientes muy resentidos). En individuos muy friolentos, con sobrepeso y tendencia a la constipación, muy apáticos, lentos e indiferentes a todo. Con depresión sin modalidades, lloran de la nada o por música. No sudan. La piel se ve sucia, llena de barros, cubierta de grasa.

  Hepar sulphur: indicado en abscesos que tardan en madurar y romperse, así como en afecciones dermatológicas que cursan con procesos supurativos violentos. Gran y extremo dolor, al cual es muy sensible. La mínima herida se infecta. Pus acre, espesa, maloliente como queso rancio, verdosa y muy abundante. Peor de noche y por aire frío. Pacientes extremadamente sensibles y violentos, caen fácilmente en estados de ira desbocada y se sienten desconectados de su entorno.

  Lachesis: abscesos y erupciones con coloración azul oscura o púrpura, rodeados de pequeñas ampollas llenas de pus. No puede soportar ser vendado. Ulceraciones, abscesos de órganos internos. Indicado en personas, sobre todo mujeres, celosas y posesivas, con locuacidad extrema. Peor de noche y mejor por todo tipo de exoneraciones. Mercurius: ardor y punzadas, con secreción de pus amarilla verdosa y muy fétida. Procesos purulentos recurrentes; erupciones muy dolorosas y que se acompañan de destrucción tisular: ulceraciones con muy mal olor, peor por el calor y por el frío. El paciente Mercurius siempre se caracteriza por ser violento e inadaptado, personas que desde niños presentan gran propensión a la agresión, a veces de manera mecánica.

  Mezereum: gran remedio dermatológico, con comezón muy intensa, sobre todo en áreas donde la piel es muy delgada, a veces sin afección aparente. La comezón cambia de lugar, siente zonas frías o como si animales recorrieran la piel. Costras blancas bajo las cuales se acumula pus amarillento, generalmente muy fétido, especialmente en el cuero cabelludo, llegando a veces a los procesos ulcerativos. Síntoma clave es que todas sus emociones parecen salir del estómago.

  Petroleum: grietas y extrema resequedad, peor en invierno. Piel gruesa. Erupciones en las palmas, comezón con rascado hasta sangrarse. Confusión mental, sensación de dualidad, siente que la muerte está próxima. Psorinum: prurito desesperante, llegando a desear morir, en todo tipo de erupciones. Peor por el frío; extremadamente friolento aún en tiempo muy cálido. Carencia de reacción y defensas tanto a nivel físico como mental, cronicidad de muchos años, hambre antes de los ataques. Pulsatilla: erupciones semejantes al sarampión; urticaria por comida sustanciosa, acompañada de diarrea. Peor por comer cosas grasosas. Gran necesidad de afecto y de atención. Muy adaptable, dócil y tímida.

  Rhus tox: ardor y comezón, con la piel muy roja, hinchada e inflamada. Mucha inquietud que mejora con el movimiento. Urticaria y procesos de la piel crónicos. Peor por transpirar y por toda forma de humedad. Sepia: zonas de gran comezón, redondas, con descamación; procesos alérgicos en cara, cuello o en el cuerpo entero. Afecciones crónicas de la piel, sobre todo en párpados, mentón, miembros, genitales, ano. Peor por el frío y en la menstruación. Indicado sobre todo en mujeres deprimidas y sin reactividad alguna. Cuando las afecciones de la piel aparecen en el embarazo o por trastornos hormonales. Silicea: abscesos indurados en personas sensibles al frío, racionales y responsables. Pus amarilla-verdoso o sanguinolento. Abscesos que no logran descargarse, las heridas no logran sanar. Promueve que se cierren las úlceras y sanen, en procesos que fácilmente se infecta. Mejor por el calor.

  Sulphur: erupciones con sensación ardiente con gran comezón, se rasca hasta sangrarse; en zonas donde la piel se transforma en mucosa. Ulceraciones y abscesos en todos los órganos del cuerpo, el pus es sanguinolento y contiene burbujas. Peor por el calor de la cama, a las 11 am, de noche y por rascarse. Mejora por compresas frías. Individuos extremadamente calurosos y evasivos, irresponsables e indolentes; teorizadores y propensos a filosofar sin sentido. Trastornos por supresiones de todo tipo. Urtica urens: procesos alérgicos o urticaria con mucha picazón, manchas o parches aislados, rojos con el centro blanco. Por alergia a pescado o mariscos (Lycopodium), por parásitos y que se presentan cada año. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF