Boletín Homeopático


ENERO 2015

Arsenicum album
Por Gilberto Quintero Ramírez

  Arsenicum es un individuo usualmente envidioso, avaro, ruin y malévolo, carece de empatía, es negativo y pesimista y tiende a la amargura más extrema de toda la Materia Medica. Arsenicum llega a la vida con una pobreza de impulso vital e intuye su situación interior, por ello su esencia es la miseria en todos los sentidos: física, mental, emocional y espiritualmente. Y también es miserable en los dos sentidos de la palabra, en cuanto a pobreza extrema por un lado y, en el sentido peyorativo y despectivo, por el otro, al ser desagradable, perverso y cruel, capaz de las peores fechorías y los actos más bajos, aunque siempre de manera solapada. Todo lo anterior se sustenta en su concepto clave que es una profunda y enraizada inseguridad vital.
El impulso por compartir su miseria, su carencia interior y su amarga existencia, es uno de sus motores fundamentales. Su lema vital podría considerarse: “No me marcharé solo.” Así, Arsenicum participa su amargura, su vacío y su podredumbre interior. Es tan pobre física y dinámicamente que, aunque puede llegar a poseer notables riquezas no podrá jamás disfrutar plenamente de lo que posee.

  Arsenicum album, así, es un individuo resentido, mezquino, dañino, usurero y muy egoísta en sus estados más desequilibrados y enfermos. Son los sujetos más duros de corazón, con una total incapacidad empática y de conexión profunda hacia lo demás, no se conduelen de nada ni de nadie y tienden a evitar los vínculos más profundos y fraternos: no ama ni se deja amar. Asimismo, como se mencionó, este es el medicamento más avaricioso y envidioso de la Materia Medica: acumula todo lo que puede y por ello, como una proyección de su sufrimiento interior, de manera muy característica, se complace por el mal ajeno. Arsenicum destruye con paciente tenacidad, más desde la omisión que desde la agresión abierta, como la gota de agua que al cabo de los siglos destruye la roca.
Minucioso, concienzudo, quisquilloso e intolerante. Defiende el orden de manera extrema y sin finalidad alguna. Silicea es ordenado y concienzudo, pero para optimizar su eficacia, mientras que Arsencium difícilmente puede dar frutos certeros aunque en estados más equilibrados es un sujeto muy previsor, sobrio y frugal, alguien que se entrega con denuedo para defender lo suyo y a los suyos. Aún en estas etapas de relativo equilibrio, será demasiado serio y estructurado para los demás, y muy conservador en todos los sentidos: buscando lo clásico y tradicional y guardando para los tiempos menos propicios, asimismo es muy propio y circunspecto y lleno de prejuicios tradicionalistas, un individuo demasiado práctico pero también muy escéptico ante aquellos valores y conceptos más etéreos. En un mayor estado de equilibrio aún, son padres de familia fieles y muy responsables, rutinarios, estoicos y muy trabajadores, muy duros y exigentes con su familia aunque siempre dispuestos a ayudarles en caso de necesidad.

  Sin embargo en la medida en que se desarmoniza, contagia de minusvalía a los demás y de su visión pobre y limitada de la vida. En estados muy patológicos, además de la angustia, ansiedad, inquietud y agitación, hay miedos terribles y espantosas visiones, proyecciones de su inconsciente y de la culpa acumulada tras una vida de trasgresión. Está muy indicado en ancianos amargados, llenos de odio y rencor, a quienes la vida ha tratado muy mal, y que se complacen del sufrimiento de los demás, aún cuando se trata de su propia familia. Estos viejos, grotescos y llenos de angustia y animadversión, suelen padecer enfermedades muy destructivas como reflejo de su entropía interior. Es común verlo, arropándose todo el cuerpo excepto la cabeza, junto a una ventana, buscando el aire que les falta, evocación de la vida misma, y sujetando un bastón, usualmente adornado con esmero, acaso de oro, así como con toda su rabia vital presta hacia los que osan aparecer frente a él o acercársele.
Natrum muriaticum le tiene rencor personal a quien le ha causado algún daño. Lycopodium tiene rencor a todos, al género humano. Pero Arsenicum tiene rencor por la vida y todo lo que a esta simboliza.

  A nivel agudo o muy crónico y degenerativo, Arsenicum maneja niveles más extremos de angustia, ansiedad y temor. Todo esto es un reflejo de su situación interior. El sujeto Arsenicum intuye su destructividad interior. Desde niño tiene mayor o menor conciencia de su deterioro vital. Dinámicamente se está descomponiendo y la mayoría de sus actitudes son un afán de compensar este proceso de disgregación. Arsenicum posee un temor espantoso a que lo abandonen, así que mina progresiva y sutilmente la auto confianza de los que lo rodean, los refrena y condiciona para que estén a su lado (como pueden hacerlo también Natrum muriaticum y Lycopodium). Irónicamente algunos individuos Arsenicum son muy longevos porque el odio los mantiene vivos muchos años, teniendo las agonías más largas y penosas de la Materia Medica.

  Arsenicum se agrava a la 1 am o de 1 a 3 am, lo que en los textos norteamericanos se denominan “the small hours” (las horas cortas), que son las horas subjetivamente más breves, aquellas en las que los seres humanos sanos y normales se encuentran profunda y totalmente dormidos. Una persona que está despierta o se agrava en estos momentos, se vive tremendamente sola, en un terrible exilio.
Otra característica es el “ardor frío”, ardor de vacuidad: Arsenicum es el gran medicamento con ardores que mejoran por calor cuando lo normal sería que el ardor mejorara por aplicaciones calientes, cada vez que siente ardor es porque algo de su ser se está perdiendo.

  Por otro lado, existen individuos Arsenicum que se presentan ante el mundo como personas compasivas, benevolentes, dulces y muy religiosas, en su mayoría son mujeres hipocondríacas y muy ansiosas, obsesivas con pequeños detalles y muy ordenadas, y que, sin embargo, a diferencia del típico Arsenicum, tienden a ser muy sociales. Curiosamente, a pesar de que siempre se están quejando de “sus enfermedades”, son muy sanas y resistentes. Son personas extremadamente religiosas, pero muy racistas, con “alergia a la pobreza” y una tremenda intolerancia a lo diferente. Poseen una dulzura hipócrita, son muy hábiles para manejar su imagen y manipular a los demás, a través de una manipulación pasiva y sutil. Y una de sus más grandes habilidades, cuando no la más poderosa, es el poder de insuflar su espantosa y aciaga culpa a los demás mediante un proceso de nefasta alquimia emocional.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF