Boletín Homeopático


MARZO 2015

Electricitas (Electricity)
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

  Los síntomas únicos se señalan con un asterisco*.
Los medicamentos homeopáticos proceden de todos los rincones de la Naturaleza con lo cual es viable que cualquier cosa existente sobre la faz de la Tierra se convierta en un medicamento. Tradicionalmente se consideraban tres reinos fundamentales en la naturaleza y de los mismos se realizaban medicamentos: Mineral, animal y vegetal. Del reino mineral proceden todos los elementos y los compuestos que forman, así como todas las sustancias químicas creadas por el hombre: medicamentos, compuestos industriales, derivados del petróleo, etc. Del reino vegetal, las plantas y sus frutos, comestibles o venenosos, así como sus componentes. Del reino animal, incluyendo al ser humano, todas sus secreciones y partes corporales. A partir de 1969, con la propuesta de Robert Whittaker, se crearon 5 reinos para los seres vivos: Monera (formado por las baterías), Protista (que incluye a los eucariontas: como algunas algas y musgos), Fungi (que incluye a los hongos comunes) así como los ya mencionados el Reino Plantae y el Reino Animal. De todos estos reinos existen medicamentos homeopáticos.

  Sin embargo, existe otra fuente de remedios homeopáticos que ha causado siempre polémica y escepticismo aún entre los mismos homeopátas: los imponderables. Refiriéndonos con ello a los medicamentos preparados con fuentes o emisiones energéticas. A estas emanaciones dinámicas se expone, por lo general, lactosa que después se tritura de acuerdo a los lineamientos farmacológicos. Así, existen medicamentos tales como X Ray, Electricitas, Magnetis Polus Ambus, Magnetis Polus Australis entre otros muchos.

  En el presente boletín hablaremos de uno de los imponderables menos conocidos pero más importantes: Electricitas. La electricidad dinamizada. Este es un medicamento muy antiguo citado incluso por Henry Allen en su libro de Nosodes, preparado por Caspari y mencionado por Jahr, el entrañable y cercano discípulo de Hahnemann. En ese texto se menciona que los síntomas más importantes del remedio son una intensa ansiedad nerviosa, accesos de llanto incontrolable y gran temor. Risa histérica involuntaria. El paciente teme y sufre grandemente cuando se aproximan tormentas. Pesadez de todo el cuerpo, así como pérdida de sensibilidad y estupefacción.

  En recientes reexperimetaciones Electricitas ha resultado ser un remedio muy profundo y muy útil en estados de codependencia en ambos sexos, sobre todo en mujeres y cuando la dependencia es más física y sexual que afectiva. Estas personas tienen una imperiosa necesidad de contacto físico, de intimidad sexual, de sentir la química o la electricidad que sustenta la atracción de dos individuos, aunque la afectividad y el amor verdadero queden excluidos. Por lo mismo puede, posteriormente, presentar grandes dudas acerca de su relación tanto por sus verdaderas motivaciones como las de los demás. Indicado en relaciones de pareja donde no hay compatibilidad emocional verdadera ni amor, sólo atracción química. Por todo lo anterior posee inseguridad afectiva (síntoma sólo compartido con Caulophylum). En relaciones de pareja tormentosas y patológicas es de gran utilidad pues puede brindar al paciente claridad afectiva y emocional.

  La gente Electricitas es mundana y materialista, le llaman la atención los lujos y los objetos caros, tiene deseo de muchas cosas, de ir de compras y, sobre todo, de comprar objetos eléctricos* o electrónicos. Es un sujeto frívolo y mundano. Por otro lado posee una falta de independencia así como una tendencia a las relaciones codependientes. Al no valerse por sí mismo suele tener dificultades económicas que lo llevan a ser egoísta o avaro, aunque también presenta el síntoma de ser demasiado generoso (Natrum mur, Nux-v, Staph, Sulph) aunque esto se suele presentar por ostentación o impulso. Tiene gran deseo de escuchar música, sobre todo rítmica. Gran deseo de ver películas (compartido sólo con Calcarea iodata), lo cual debe tomarse como un síntoma y una forma de evasión: siendo un rasgo excesivo. Muy común en parejas con un vínculo frágil que evitan la conversación profunda y el trabajar en el crecimiento de la relación, parejas que se evaden viendo televisión o en diversiones mundanas para evitar el conflicto natural y la confrontación inherente a una relación madura y en crecimiento. Por todos estos síntomas es de utilidad, sobre todo, en jóvenes impulsivos con aparente gran energía pero sin dirección ni sentido de la responsabilidad verdadera, adictos a los estímulos de la vida, al placer y, sobre todo, a relaciones superficiales. Asimismo, es de utilidad extraordinaria en aquellos jóvenes o individuos que confunden la atracción o la química sexual con amor, especialmente después de sus primeras experiencias.

  En estados más patológicos o de mayor desequilibrio, se torna aún más inseguro, con estados emocionales muy inestables, risa histérica y repentina. Entonces estos individuos comienzan a presentar síntomas de incapacidad para relacionarse realmente con los demás, llegando a la intolerancia generalizada o al odio a sus superiores, sobre todo a su jefe* o hacia las mujeres. El paciente se torna aún más inseguro, desconfiando de sus capacidades y tornándose tímido y vergonzoso.

  Entre los síntomas distintivos de Electricitas encontramos el temor y la ansiedad por las tormentas eléctricas (Phos), las cuales lo llenan de ansiedad y zozobra, imaginando toda clase de calamidades. Llega al grado de imaginar truenos y tormentas que se acercan. También en etapas de patología puede desarrollar aversión a la oscuridad con gran deseo de luz, sobre todo de luz de velas*.

  Los individuos que precisan este remedio suelen tener muchos síntomas relacionados con sus funciones neuromotoras. Este, también, es el medicamento más importante para las afecciones agudas o, especialmente, crónicas a consecuencia de descargas eléctricas de toda índole. Gran agotamiento, cansancio, languidez. Parálisis de todo tipo. El paciente se siente enfermo durante la transpiración*.Retracción de los testículos durante la defecación*. Aparición de síntomas antes de una tormenta eléctrica, sobre todo de síntomas digestivos, tales como cólicos abdominales, distensión o diarrea. Gran urgencia por orinar con micciones frecuentes y la sensación como si la vejiga fuera a estallar.
Otro síntoma peculiar y motivo de indicación del remedio es la tendencia a cargarse eléctricamente con suma facilidad. Electricidad (“da toques”) en la boca*. Los dientes crecen muy rápidamente, incluso puede presentar un desarrollo acelerado en la pubertad.
Posee sueños confusos, múltiples, inquietos. Es el único remedio que posee sueños de incontinencia urinaria* aún cuando no presenta el síntoma realmente, sueña además que sus antiguos maestros lo reconocen*.
Agrava por comer chocolate y puede tener aversión en general a la comida.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF