Boletín Homeopático


JUNIO 2015

Penas y trastornos por penas (Segunda parte)
Por Gilberto Quintero Ramírez

  Los síntomas únicos se marcan con un asterisco*.
  Este síntoma, como se mencionaba, es una de las noxas con más valor en la clínica homeopática, su presencia por lo tanto suele ser muy significativa en el diagnóstico del medicamento. Sin embargo, es muy importante no realizar una prescripción apresurada con base a este síntoma, pues se puede arruinar una semejanza de alta calidad que con un poco de diagnóstico diferencial se puede lograr.
Siguiendo con los medicamentos homeopáticos con más indicación en este rubro, después de los citados en el boletín anterior, podemos también mencionar:

  Natrum muriaticum. El medicamento por excelencia de las penas de todo tipo, sobre todo cuando son crónicas, cuando se viven de una forma resignada y con dolorosa aceptación, haciendo del pesar lo más significativo de la vida. Proclama su pena*, la vive en el presente y la proyecta hacia el futuro, penas que deterioran grandemente su constitución, que nunca logra resolver (Caust, Carc, Gels, Ign, Kali-br, Lach, Ph-ac.). Penas por decepciones de amor, por eventos del pasado, por ofensas y por bagatelas. Natrum muriaticum es probablemente el medicamento homeopático con más tendencia a las afecciones psicosomáticas, así también las penas se suelen traducir en cefaleas crónicas, en migrañas incluso, amenorrea, aborto por penas, afecciones asmáticas, tos, obesidad (Ign., Sep.), parálisis de todo tipo, así como insomnio y palpitaciones. Nux vomica: aunque podría pensarse que la personalidad tan reactiva y asertiva de este medicamento difícilmente puede sentir adversidades y caer ante ellas, Nux puede sentirse apabullado por las penas; entonces se torna silencioso, se siente derrotado pero se niega a llorar, más por orgullo y frustración que por bloqueo emocional. De manera característica, el pesar de Nux se agrava por la mañana y mejora hacia el atardecer. Phosphoric acid. El gran remedio de las penas continuas: individuos que tienen una sucesión continua de adversidades y reveses de su fortuna. También es el medicamento más importante para las pérdidas indefinidas o no resueltas, cuando los seres queridos no han muerto pero no son encontrados, por ejemplo, o cuando a personas mayores se les oculta la muerte de un ser entrañable, por ejemplo un hijo, pero lo intuyen de cierta manera. El dolor está presente pero no lo pueden llorar ni exonerar adecuadamente porque no es claro. Niños a los que se les esconde la pérdida de alguien querido. Encanecimiento por penas*, o caída del pelo o el vello facial*. El paciente más que en un estado de llanto histérico o de dolor contenido, se siente embotado, como Gelsemium, incluso aburrido*. Un síntoma característico es la transpiración después de penas, sobre todo en la noche*. Alopecia. Catalepsia por pena (Ign., Staph.). Phosphorus: Penas por amores infelices, por cólera, trastornos por penas prolongadas. Los individuos Phosphorus, alegres y compasivos, emotivos y empáticos, después de las adversidades de la vida caen en un mutismo con falta de reacción, muy semejante al de Sepia pero con más vacuidad que indiferencia, presentando muchos padecimientos físicos, como cefaleas con calor en la cabeza, disminución de su sistema inmune, palpitaciones, tos e incluso apoplejías*. Penas muy prolongas. Peor de mañana. Con temor.

  Pulsatilla: Pena silenciosa con sumisión*. Pulsatilla, en su sufrimiento, tiende siempre a buscar la compensación afectiva, la sustitución del bien perdido, sin embargo, cuando las pérdidas son extremas y muy dolorosas, suele caer en un estado de pusilanimidad, apocamiento y gran timidez, llora todo el día pero no puede expresar lo que siente. Junto con Ignatia, desarrolla hipocondría después de pesares y tiende a preocuparse por lo que tiene que hacer, por sus deberes o negocios* que no ha atendido. Le cuesta mucho llorar (Carc., Cimic, Ign.), pero una vez que lo logra la mejora mucho. Los textos clásicos citan que Pulsatilla en su llanto y tristeza mejora siempre por el consuelo, lo cual es cierto pero no siempre claro: algunas pacientes Pulsatilla al ser consoladas durante sus accesos de llanto pueden tender a llorar más, con más intensidad y por más tiempo, lo cual puede ser confuso para el homeópata. Sin embargo, su llanto es más exonerativo y mejora su condición general, a lo cual se refiere en esencia el síntoma. Sepia transforma su pena en indiferencia y apatía, en una suerte de indolencia vital, por los demás y por su persona. Es el principal remedio de mujeres que después de fatalidades caen en un estado de aparente falta de vitalidad, cansancio crónico y pesimismo, todo lo cual en realidad es una muy grave depresión acompañada con desmotivación total y pérdida de la conexión emocional y afectiva con los demás. Es uno de los pocos remedios en amenorrea después de pena (Ign, Natrum mur, Rhus tox), así como afecciones ginecológicas de todo tipo (Coloc., Ign.). Obesidad después de una pena.
  Staphysagria: en este remedio encontramos pena conectada con indignación, cólera suprimida, enojos de todo tipo (lo cual sólo comparte con Colocynthis), así como un profundo sentimiento de indefensión y humillación ante las circunstancias de la vida. De manera peculiar se agrava durante el día y mejora durante el atardecer, para volver a agravarse durante la noche. Pena por su condición enferma* y deteriorada. Pena por ofensas, recientes o muy antiguas, por decepción de amor. Caída de cabello por penas (como Phosphoric acid). Parálisis en la vejiga por pena (Ign.). Tarentula: este paciente después de los infortunios suele presentar una reactividad excesiva, no descansa y trabaja sin cesar, sin mostrar agotamiento alguno, asimismo, se torna violento y muy colérico. Los trastornos por pena de Tarentula suelen ser más mentales que físicos, aunque también puede llegar a presentar diarrea y vértigo, así como indigestión e incluso corea o trastornos neurológicos, de los cuales este remedio es muy indicativo.

  En las diferentes versiones del Repertorio, sobre todo en las más modernas y actualizadas, como en el Complete Repertory, existen rubros de sumo interés relacionados con la pena y sus consecuencias. Así, podemos encontrar:
  Alegría alternando con pena: donde están presentes Calcarea sulphurica, Graphites, Opium y Valeriana. Desespera de su recuperación después de una pena*: Aqua marina. Embotamiento después de pena: Calcarea phosphorica, Ignatia y Lachesis. Temor por pena: Ammonium muriaticum y Phosphorus. Penas en niños: Carc, Hyos, Ign. Penas por decepción de amor: Aurum, Ignatia, Phosphoric acid, Staphysagria. Pena al despertar: Alumina, Lac caninum, Lachesis, Phosphoric acid.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF