Boletín Homeopático


JUNIO 2017

Abrotanum.
Por Gilberto Quintero Ramírez

  Los síntomas únicos se marcan con un asterisco*.
  Este es un medicamento que indefectiblemente es y será cada vez de mayor utilidad en los tiempos modernos donde la supresión de muchos síntomas pasajeros con sustancias agresivas o potentes es algo cada día más común, así como en la violencia y crueldad que se observa de manera alarmante y creciente entre la población infantil.

  Abrotanum es un medicamento homeopático muy conveniente en afecciones de membranas mucosas, articulaciones, glándulas y marasmo, sobre todo en niños recién nacidos. Las supuraciones umbilicales o erupciones alrededor del ombligo, en los recién nacidos, son en extremo distintivas del remedio. Sin embargo, la clave y esencia fundamental de este medicamento es la metástasis patológica, es decir, las enfermedades y trastornos que aparecen por la supresión de otra patología, sobre todo la supresión de hemorroides, diarreas o afecciones digestivas que luego resultan en trastornos artríticos, reumáticos o incluso cardíacos. O trastornos reumáticos que al ser inhibidos derivan en afecciones cardíacas severas. La supresión de la menstruación por cualquier causa que luego se manifiesta como hemorragia rectal también es muy característica de Abrotanum, así como la supresión de erupciones que dan lugar a infecciones respiratorias. Tanto Phatak, Kent y Farrington señalan como key note la metástasis de una enfermedad en otra; lo cual especialmente se da por supresión. De esta manera, podemos ver que el tema de la supresión es muy común y manifiesto en este remedio que en la actualidad, debido a la prescripción exagerada de ciertos medicamentos alopáticos o, especialmente, la auto medicación recurrente y desaforada de los mismos, suele degenerar en estas manifestaciones, las cuales no siempre son obvias para el paciente ni mencionadas durante la consulta; es sólo a través de un interrogatorio exhaustivo y de una minuciosa elaboración de la historia biopatrográfica que el homeópata perspicaz puede determinarlas. Abrotanum, asimismo, está muy indicado en niños y especialmente bebés, que tienen severas dificultades para desarrollarse, ganar masa muscular y crecer. A diferencia de   Calcarea carbonica cuyo desarrollo en general es lento, en Abrotanum éste se haya detenido o interrumpido, sobre todo en lo que concierne al desarrollo físico. Roger Morrison en su “Desktop Guide” cita como combinación patognomónica la falla en el desarrollo combinada con erupciones o descargas umbilicales. También distintiva es la emaciación o marasmo en la que el paciente, especialmente niños pequeños, pierden peso y masa muscular a pesar de tener un hambre voraz (como Iodum, Natrum mur o Tuberculinum); este marasmo suele comenzar o manifestar únicamente en las extremidades, el abdomen puede estar distendido y lo último en afectarse es la cara, la cual termina con aspecto avejentado, como Aethusa. Fisiopatológicamente, puede haber severos problemas nutricionales, sobre todo de absorción de nutrientes a nivel digestivo. A pesar del extremo debilitamiento y del marasmo, el niño está muy irritable (Magnesia carbonica).

  Por otro lado, a nivel de personalidad y para ser prescrito en potencias más altas, generalmente en dosis únicas, Abrotanum se distingue por presentar una crueldad innata asociada o combinada con un carácter dictatorial e impositivo, así como con una tendencia a la cleptomanía. Lippe cita “Niños duros de corazón”*, y Vannier menciona “Dictatorial, toma posesión de cosas que pertenecen a otros”*. La crueldad, brutalidad e inhumanidad en niños, solo es compartida con Medorrhinum. Abrotanum está indicado en niños sádicos que presentan estos impulsos desde muy pequeños, muchas veces de índole hereditaria y no nesariamente asociada al entorno. Niños con impulsos malévolos que llegan a desconcertar a sus padres y maestros, que son malos por naturaleza y sin aparente razón, incapaces de conectarse y respetar a los demás. Muchos de estos niños, como Medorrhinum y Tuberculinum, pueden darse cuenta de sus impulsos y conducta, pero no pueden controlarse, lo cual llega a ser mencionado por ellos mismos en consulta. Por otra parte pueden ser niños con mucha dificultad para desarrollar un sólido sentido moral y una estructura ética personal. Son muy rebeldes, anarquistas e inmanejables (como lo pueden ser Cina y Sepia) aún desde bebés, pero también irritables, obstinados y melancólicos (Vithoulkas). Tienen una aversión total a toda forma de autoridad, son disruptivos y presentan impulsos agresivos hacia los demás, así como una total falta de empatía hacia sus semejantes, que retan y enfrentar a toda autoridad, ya sea por propia iniciativa o por influencia del violento entorno (Tuberculinum, Agaricus). Niños muy sensibles a las reglas y estructuras, las cuales objetan y contrarían sistemáticamente, trasgreden y roban. Con el paso de los años, todo esto puede convertirlo en un sujeto con un pésimo manejo de la ira, propenso al enojo por la menor trivialidad y dado a estallar violentamente, llegando a ser agresivo físicamente.   Desde edades muy tempranas se ufanan en la capacidad que tienen para provocar dolor en los demás y aunque no lo disfrutan ni se nutren de él, como la hace Anacardium, si presentan una moral y un sentido ético que con mucha facilidad pueden trasgredir. Y aunque en algunos casos pueden presentarse como personas muy alegres y amables con aquellos que son de su agrado, llegando incluso a estados de alborozo o euforia, en otras situaciones expresarán gran rencor y tendencia a ser vengativos, irascibles y reacios a comunicarse con los demás. En estados más patológicos y degenerativos, este sujeto presenta estados de gran ansiedad, con aprensión y anticipación difusa, con un temor característico a perder la capacidad de entender y razonar, volviéndose torpe, ineficiente y débil a nivel mental, agravándose por todo tipo de actividad, sobre todo mental. El miedo y la ansiedad van intensificándose progresivamente. La ansiedad con punzadas en el estómago* es muy peculiar, así como cuando el miedo aparece por la supresión de la diarrea* (Kent).

  Abrotanum posee trastornos mentales y físicos por cólera, susto y ansiedad, pero es de los pocos remedios que están indicados también en trastornos por pena con deterioro posterior de toda su constitución (a la par de Aurum metallicum, Bacillinum, Lycopodium, Natrum mur, Phosphoric acid, Phosphorus y Tuberculinum): personas que a raíz de una pérdida o adversidad comienzan a deteriorarse físicamente, con el desarrollo ulterior de enfermedades severas o de un detrimento físico progresivo. Abrotanum también presenta ansiedad con despertar tembloroso (como Antimonium tartaricum e Ignatia) y es de los pocos remedios con trastornos por la vacuna contra la tuberculosis (Lobelia, Stannum), así como trastornos por parásitos. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF