Boletín Homeopático


DICIEMBRE 2018

Las Sales de Schüssler y sus indicaciones en la tercera edad. Segunda parte
Por Gilberto Quintero Ramírez

  A continuación, y como complemento del boletín anterior, se describen las indicaciones de las restantes Sales de Schüssler en ancianos y pacientes deteriorados o avejentados por enfermedades, eventos traumatizantes o sufrimiento prolongado:

  Kali sulphuricum: En ancianos intoxicados por medicamentos, alimentos o todo tipo de sustancias. Estimula la función hepática y restaura células y tejidos dañados por toxinas o medicamentos. Es esencial en las lesiones de la piel, por lo que se aconseja su empleo en úlceras por decúbito así como adelgazamiento excesivo y sensible de la piel. En personas mayores que, repentinamente, comienzan a tener gran deterioro de su piel, la cual se llena de arrugas, verrugas, manchas y lesiones, incluyendo cáncer de piel (epiteliomas).
Es la sal por elección en enfermedades artríticas y reumáticas que se caracterizan por dolores cambiantes y localizaciones erráticas.
Envejecimiento prematuro o ancianos con apariencia muy desgastada.
Los ancianos que precisan esta sal tiene una apariencia de intoxicación contundente: su olor es desagradable, por más que se aseen; la piel se ve sucia y malsana, como las mucosas, que se ven inflamadas. Micosis en piel y en uñas contribuyen a este aspecto de intoxicación, pesadez y estancamiento.

  Magnesia phosphorica: En cualquier padecimiento o situación que se acompañe de dolor de cualquier tipo y de cualquier intensidad. Es de suma utilidad en ancianos que han tomado por muy largos años sedantes y analgésicos, y que con el paso del tiempo dejan de ejercer su efecto. Sobre todo, dolores muy intensos, que mejoran por aplicaciones calientes. Neuralgias, contracturas, rigidez, espasmos, calambres, tensión y cólicos de todo tipo.
Asimismo, es una de las sales más importantes en los trastornos en la integridad de los nervios, actúa sobre la mielina y en la integridad íntima de las neuronas. Como todas las sales phosphoricas interviene en la generación de energía y es una sal clave en todos los procesos metabólicos.
Afecciones neuromotoras, Parkinson, temblores, ciática, neuralgia del trigémino.
Convulsiones en ancianos. Personas muy mayores fatigadas y anticipadas.

  Natrum muriaticum: Como sal, actúa regulando todos los líquidos del organismo, tanto a nivel intracelular como extracelular. Regula el equilibrio del sodio y el potasio, optimizando el pH de todo el organismo, por lo que combate la acidez, la cual es la principal responsable del envejecimiento y deterioro de órganos y tejidos. Por ello mismo, es de suma importancia en la regeneración de las células así como en la eliminación correcta de las toxinas, en la viabilidad de la regeneración de los órganos y en la capacidad de recuperación.
Esta es la sal de la vulnerabilidad; fortifica la capacidad del organismo para seguir buscando el equilibrio que sustenta la vida, por ello se considera una de las sales más importantes en tratamientos profundos y complejos pues su acción es a nivel no sólo celular sino intracelular, a nivel de los organelos, especialmente los lisosomas y ribosomas, encargados de la digestión celular y de la fabricación de proteínas, lo que sustenta estructuralmente la vida. Indicado en acidez, afecciones de la piel y trastornos en la integridad de todos los tejidos por lo que se sugiere su empleo en todas las enfermedades crónicas y degenerativas.
Por otro lado, a la par de Kali phosphoricum, está indicada en afecciones piscosomáticas y trastornos que se agravan y manifiestan por todo tipo de noxas emocionales y afectivas. Depresión crónica.

  Natrum phosphoricum: Al igual que Natrum muriaticum, regula el equilibrio ácido base y está indicada en todo tipo de patologías que manifiesten acidez de cualquier tipo. Del mismo modo, y como todos los compuestos con fósforo, está relacionada con la formación de energía y muy asociada con todos los procesos metabólicos. Por lo que es de gran indicación en ancianos obesos, intoxicados y con acidez corporal, incluyendo, sobre todo, la acidez gástrica, de la cual es una sal casi específica. Ancianos con tendencia a acumular en exceso ácidos grasos, triglicéridos y colesterol, y especialmente en aquellos que a pesar de llevar una dieta adecuada o incluso medicación, no responden y estas cifras elevadas no disminuyen. Personas mayores que viven con mucha tensión y que en el pasado se distinguieron por ser individuos sensibles y hasta artísticos.
Específica en los adultos mayores con plena tendencia a aumentar de peso y a padecer recurrentemente de parasitosis intestinal.

  Natrum sulphuricum: Esta sal está indicada selectivamente en todo tipo de personas mayores con tendencia a la retención de líquidos, a los edemas e hidropesías. Además de ser un excelente diurético, ayuda a que el enfermo elimine todo aquello que le es ajeno y tóxico a su organismo, por lo que se considera, como Kali sulphuricum, también un maravilloso exonerador y desintoxicante. Natrum sulphuricum, como sal, está indicada en dispepsias crónicas, en aquellas personas que con el transcurso de los años van perdiendo la capacidad de digerir, asimilar y metabolizar lo que comen, organismos “saturados” o “bloqueados” en todos los sentidos, ya sea por una vida de mala alimentación como por exceso de medicación alopática. Estimula la función hepática y depura las vías biliares. Muy indicado en afecciones digestivas crónicas así como en asma.
Retención de líquidos local o generalizada. Anasarca.

  Silicea: Además de ser la sal de la belleza, puesto que tonifica y rejuvenece la piel, los músculos, cabello, mucosas y uñas, Silicea en forma de sal posee la capacidad de tonificar los tejidos que con el paso de los años han perdido fuerza, elasticidad, tono y resistencia. Es un gran coadyuvante en la osteoporosis, otorgando resistencia y solidez a los huesos (junto con las sales de Calcio). En personas mayores que no solamente presentan muchas arrugas y una piel malsana y débil, frágil y delgada, sino que también tienden a formar celulitis en alto grado y estrías.
Por otra parte, esta sal otorga fuerza y vigor de manera general, por lo que se sugiere su empleo en todo tipo de ancianos débiles, cansados y con poca resistencia a cualquier actividad tanto física como mental. A la par, ayuda a fortificar el vigor y la seguridad mental, al nutrir las células cerebrales. En ancianos desmineralizados, con cabello quebradizo y que se cae con suma facilidad; encías que sangran y se retraen; pequeñas lesiones que supuran, se enconan o no sanan ya.
Arterioesclerosis, descalificación, osteoporosis y tendencia a los calambres en personas mayores. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF