Boletín Homeopático


JUNIO 2021

Cuprum metallicum
Por Gilberto Quintero Ramírez

  Cuprum metallicum es un gran remedio indicado en calambres y otras afecciones relacionadas con gran rigidez. Hay una gran tensión que afecta primero las partes externas y después los órganos internos, generando dolores calambroideos y cólicos severos y espásticos. La tensión en el pecho puede generar asma o incluso enfermedades cardiovasculares. Pero de la misma manera, este medicamento era citado por el mismo Hahnemann como uno de los más importantes en el Cólera morbus, sobre todo cuando los síntomas son violentos, espásticos y en las fases más avanzadas, lo cual en nuestros tiempos es muy difícil de ver. Sin embargo, en todo tipo de infecciones severas con dolores extremos tipo cólico o en forma de calambres es de suma importancia. Asimismo, este es uno de los medicamentos más importantes en las crisis convulsivas y epilépticas. Las convulsiones son muy intensas, con gran rigidez, calambres y aparecen por supresión de erupciones así por toda clase de estímulos mentales y emocionales. Pueden presentarse en luna nueva, en el embarazo, antes y durante la menstruación, o cada semana.

  A nivel mental y psicológico observamos estas mismas características en los individuos que precisan de este medicamento. Hay una suerte de espasticidad, como si la mente y el corazón de este individuo se estuviera acalambrando progresivamente. Son personas altamente serias, trabajadoras, disciplinadas y persistentes. Buscan el orden y el control en su vida y en su entorno, sin los cuales no se sienten enteramente en paz, por lo cual pueden llegar a tener conflictos con los demás. Las personas Cuprum siempre finalizan lo que comienzan y saben que los demás pueden confiar en ellos, lo cual los hace sentirse muy valiosos cuando la gente se los expresa. Gustan de tener todo bajo control y de que las cosas salgan según lo planeado, por lo que son reiterativos, minuciosos y muy observadores. Estos sujetos son altamente sensibles a la crítica y especialmente temen que alguien los pueda culpar por algo. Su consciencia es particularmente escrupulosa, por lo que fácilmente desarrollan diferentes niveles de culpa, para evitar todo esto son muy disciplinados y siguen minuciosamente todas las reglas que consideran importantes. Son sujetos que llenan su vida de reglas, por lo cual esperan que los demás también las cumplan, lo cual les genera mucha frustración. Pero sobre todo, interiormente, esperan ganar reconocimiento por la forma en que se comportan en el mundo. Este afán de orden y estructura es su mayor fortaleza, pero también su punto más vulnerable, pues hay una línea muy delgada y frágil entre el control ordenado y disciplinado y la obsesión compulsiva, que suelen llegar a desarrollar con el tiempo. Este rasgo es lo que permite ver qué tan sano está este individuo.

  La gente Cuprum fácilmente se aísla y trabaja mejor sola. Rehúyen el hacer equipo con los demás y tienden a sentirse demasiado responsables de todo lo que sucede, muchas veces, aunque no les ataña, rasgo que suelen mostrar desde edades muy tempranas. Son chicos excesivamente responsables que se sienten con una gran presión para obtener las mejores notas y se niegan a trabajar en equipo si los demás no alcanzan los altos estándares de dedicación y compromiso que ellos mismos muestras. Además, de todo lo anterior buscan ser independientes y eficaces, suelen exhibir una gran confianza y seguridad. Clínicamente suelen manifestarse como una suerte de combinación de Nux vomica y Silicea pues muestran un carácter fuerte y decidido, y pueden ser tomados como líderes o incluso otros pueden catalogarlos como intolerantes e impositivos. Sin embargo, una característica distintiva es que en situaciones de gran tensión son capaces de romper el hielo con alguna broma ingeniosa o alguna salida muy bien elegida. No obstante, son muy reservados y tienden a evitar el contacto físico con extraños o en situaciones que ellos consideran impropias. Una característica peculiar, de acuerdo a Frans Vermeulen, es la relativa a su represión sexual: muy indicado en jóvenes adolescentes que tienen estallidos de gran deseo sexual pero que por sus creencias y valores se reprimen fuertemente, generando una tensión interior creciente y agobiante que puede desembocar en patologías tanto físicas como mentales. Un sentimiento de intensa culpa es la responsable de esta supresión. Vithoulkas menciona que estos individuos se sienten apenados de mostrarse, así como son ante el mundo y que muchas mujeres correspondientes al remedio pueden llegar a perder contacto con su propia feminidad, al reprimir su sexualidad intensamente. Del mismo modo es de gran utilidad en niños con graves desórdenes de conducta, golpean, patean, gritan y montan en cólera por cualquier cosa que no les parece, tornándose cianóticos y rígidos, de manera muy semejante a Chamomilla. Pero la rigidez y la espasticidad de Cuprum son mucho más intensas que las que se pueden ver en Chamomilla.

  Con el tiempo, y conforme se vuelven más patológicos y con más desequilibrio, tienden a desarrollar rasgos ritualistas y pueden tornarse obsesivos en cuanto al cumplimiento de las reglas por parte de los demás, tomándose de manera muy personal lo que hagan o no las otras personas. Si realizan a lo largo del día ciertas actividades, insistirán obsesivamente en que se lleven a cabo, independientemente de su utilidad y finalidad. Son extremadamente rutinarios, y en este sentido se asemejan mucho a Kali bichromicum y a Kali carbonicum. Sin embargo, es en estas fases donde también se tornan muy beligerantes y reactivos, intolerantes y peleadores, lo cual suele ser una de sus manifestaciones más distintivas.

  En sus fases más desequilibradas los sujetos Cuprum se vuelven aún más serios, perdiendo su proverbial buen humor, así como su diligencia optimista. Se tornan más auto críticos y llegan a desarrollar una verdadera amargura, reprimiendo todos sus sentimientos y sus manifestaciones de afecto. En estas fases de mayor deterioro pierden su disciplina y se tornan apáticos. Hacen las cosas a su modo, no obedecen reglas, son sistemáticamente rebeldes. También en sus estados más deteriorados aparece una severa depresión, el paciente llora por cualquier cosa pero el llanto no lo mejora, puede llorar incluso durante las crisis convulsivas. Son sujetos deprimidos y desesperanzados que sienten que está a punto de ocurrir una terrible desgracia. Hay debilidad de la memoria e incluso un carácter muy voluble y cambiante, pasando de la euforia más alegre a la tristeza más oscura y apática. 

 
  Häsler en México  |  Anatomía de un medicamento  |  Elaboración y origen  |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones  |  Productos  |  Contacto  |  Videoteca  |  Domingo Cultural  |  Asesoría Clientes  |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas | Publicaciones | Las 12 Sales de Schüssler | Tinturas Madres | Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2021. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF

Cerrar X