Boletín Homeopático


MAYO 2004

NUEVOS MEDICAMENTOS DE LA PERSONALIDAD VII: ONOSMODIUM
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez (Autor del libro "Reparemos el Sistema Inmunológico")

(Los síntomas únicos se marcan con un asterisco*)
La esencia de Onosmodium es la dificultad para enfocar, tanto nivel físico en su visión como de manera más sutil en los planos dinámico, emocional, afectivo, volitivo y vital. Pues en el sentido más amplio a Onosmodium le cuesta encontrar el sentido y la dirección de su vida, el individuo que requiere este medicamento no encuentra su lugar en el orden de su existencia y se siente desubicado o desfasado.

Las indicaciones más características de Onosmodium tienen que ver con los ojos y la vista sobre todo en la dificultad para enfocar, además de ser considerado un gran remedio para la neurastenia sexual. En los textos clásicos de Materia Medica tiene pocas indicaciones a nivel mental, de tal suerte que en el Repertorio original de Kent de los 26 síntomas indicados en psiquismo sólo cuatro poseen máximo valor (Confusión, indiferencia, e irresolución en sus actos, los cuales siguen siendo los más característicos del remedio a nivel mundial). Sin embargo, gracias a modernas reexperimentadores y al aporte clínico de muchos homeópatas contemporáneos. Onosmodium posee en la actualidad no sólo mucho más síntomas mentales sino además una personalidad muy peculiar, las indicaciones psicodinámicas se corresponden también simbólicamente a sus síntomas generales y particulares.

Roberts en su Repertorio de Sensaciones marca como síntomas únicos las siguientes:
Sensación como si caminara a través de algodones*, como si hubiera estado borracho desde hacía una semana*, como si fuera a caerse de las escaleras* o en el fuego al pasar junto a el*, como si fuera imposible pensar*.

La gente Onosmodium (indicando tanto en mujeres como en varones a nivel de personalidad) se caracteriza por una confusión mental que puede ir desde las formas más sutiles e imperceptibles hasta un embotamiento que bordea con la idiocia. Son personas que transmiten desconfianza o inestabilidad, como si careciera de firmeza o determinación (es un gran remedio en la migraña y en el síndrome de Meniere). A lo largo de su vida, este sujeto nunca ha encarado grandes responsabilidades, básicamente porque nadie confía lo suficiente en él como para delegárselas; Onosmodium posee una gran indecisión, sobre todo en lo que tiene que hacer, en sus actos (al nivel de Baryta carbonica), lo cual habla del grado de deterioro volitivo que presenta este remedio. Hay una gran lentitud en todo lo que realiza e incluso en sus palabras, son personas que toda la vida se han caracterizado por ser muy distraídas y poco observadoras, tienden con gran facilidad a permanecer con la mente en blanco (Abstracción mental) o sumidos en sus pensamientos (Absorto), son tal olvidadizos que llegan a perder las palabras que están a punto de enunciar o cometer muchos errores al hablar o al escribir, su memoria es débil para lo que está a punto de hacer o lo que ha hecho hace un instante, olvida lo que leyó o lo que iba a decir, omite letras y además titubea mucho al hablar mostrando un gesto vacío o aturdimiento en el rostro. Por todo lo anterior podría pensarse que lo que subyace bajo este estado es un serio déficit intelectual, que como Baryta carbónica, Onosmodium no tiene retraso mental sino una falta de sentido vital, como si sus actos carecieran de intención o motivación, como si lo que lo moviera en la vida fuese la inercia social o familiar, misma que cesa al cabo de cierto tiempo.

Por ello mismo, este individuo tiende a ser silencioso o taciturno, no tiene qué decir, no hay nada que puede comunicar o proclamarle al mundo que lo rodea, por esto mismo se torna muy inquieto, siente que el tiempo pasa con gran lentitud (un minuto puede parecerle una hora) y se torna muy impaciente e intolerable, todo le irrita y le disgusta. Puede, no obstante, caer en el extremo opuesto y tornarse locuaz, saltando de un tema a otro sin sentido, con un gran flujo de pensamientos incontrolables. Se llena de temores, sobre todo a lo desconocido y a lo sobrenatural, teme que algo suceda, tiene miedo después de comer, le tiene miedo al fuego y al mal, miedo a la impotencia sexual en los hombres y sobre todo temor a caer (ya sea de unas escaleras*, sobre el fuego*, o al mirar hacia abajo) siendo este último miedo de los más importantes y simbólicos, además de asumir a ratos la forma de obsesión o pensamiento persistente: La gente Onosmodium se siente sin equilibrio ni dirección, está convencida que en cualquier momento fracasará y caerá en la vida. Onosmodium está muy indicado en el vértigo, sobre todo mirando fijamente cualquier cosa, lo cual también le produce cefalea, o especialmente al levantar las manos sobre la cabeza e incorporarse*, siente plenitud cefálica que mejora durmiendo* o comiendo*.

A nivel de su vista destaca, por su simbolismo, el deseo de mantener los ojos abiertos constantemente* (quiere ver), la dificultad para enfocar y sobre todo el hecho que los obstáculos en su camino parecen mucho más grandes de lo que son realmente, por lo cual levanta los pies exageradamente al pasar sobre ellos*, a nivel sexual puede llegar a una apatía o impotencia extrema (sobre todo con gran preocupación o miedo por la situación, el miedo puede causarle impotencia), alternando o presentando en otros casos masturbación excesiva o poluciones nocturnas. Estos pacientes se agravan notablemente al despertar de mañana (como si el volver a la vida les disgustará), tiene una gran intolerancia a la ropa y a todo sus síntomas mejoran al desvestirse*.

Onosmodium, además de todo lo anterior, se ve y actúa como si tuviera un agotamiento crónico y extremo (muy indicado en el síndrome de fatiga crónica), suele referir que “nació cansado”, pero este cansancio llega a matizar otros aspectos de su existencia, hay un cansancio volitivo, como “si pudiera pero ya no quisiera”, esta cansado de sentir y llega incluso a manifestar una incierta e inconsciente depresión que se acompaña de cansancio por la vida.

Muy indicado en aquellas etapas donde el individuo, por excesiva juventud y energía, o al contrario por el desgaste y el peso de los años acumulados, pierde el sentido de su vida. Para aquellas personas que siente que no han encontrado su lugar en el curso de la existencia, para cuando el ser humano a raíz de una crisis de cualquier índole se siente perdido y sin sentido, desubicado, viviendo por vivir. Onosmodium, en altas potencias, puede ayudar a aquel que ha trabajado con sincero ahínco, pero infructuosamente, para encontrar el elevado fin de su existencia y su sentido de trascendencia.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF