Boletín Homeopático


NOVIEMBRE 2007

Menopausia: Tratamiento integral homeopático.
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

Los principales medicamentos homeopáticos en el tratamiento integral de las afecciones físicas y mentales a consecuencia de la menopausia, (del griego mens que significa mensualmente, y pausi cese) y que se define como el cese permanente de la menstruación, son los siguientes en orden de importancia relativa:
Lachesis: Es el principal medicamento para todo tipo de trastornos y afecciones en la menopausia. Especialmente cuando los síntomas mentales del remedio están presentes: Celos infundados y exasperantes con desconfianza extrema que bordea la paranoia, locuacidad excesiva sin coherencia en lo que la paciente expresa. Flujos de calor insoportables que se agravan de noche, por el calor, por la supresión de cualquier descarga y que se mejoran por cualquier tipo de exoneración, tanto física como mental. El rasgo distintivo de Lachesis es la agresividad afectiva en sus emociones y palabras, así como la intensidad desbocada: Es una mujer que no duda en golpear en los puntos vulnerables de los otros. Es sarcástica y ofensiva, y con un trasfondo de gran sexualidad reprimida. Agravación general en esta etapa de la vida.
Sepia: Muy indicado en mujeres que, a partir de la menopausia, se tornan agotadas, friolentas, apáticas y arreactivas emocional y afectivamente. La indiferencia a sus seres queridos, en especial a su esposo o a alguna de sus hijas es característica. Sepia puede ser el resultado, en la menopausia o en cualquier etapa de la vida, de un vacío afectivo reiterativo así como de la supresión de las capacidades innatas y plenas de la mujer. Mujeres menopáusicas que lloran involuntariamente o no saben por qué lloran; duras, desconectadas con los demás, irritables y con aversión a la compañía. Aversión a las relaciones sexuales. Bochornos con gran transpiración, peor de noche, a pesar que la paciente suele ser friolenta.
Pulsatilla: Mujeres que a partir de la menopausia se sienten abandonadas, desatendidas y no amadas por sus seres queridos. Depresión con llanto fácil o al relatar lo que le sucede. Siente celos y estos le afectan mucho, ocasionándole toda clase de trastornos físicos y mentales. Puede volverse demasiado escrupulosa o con un cierto grado de fanatismo religioso, todo lo disgusta tornándose concienzuda y fastidiosa, quiere todo en orden pero ella es caótica. Responde de manera visceral a todo sintiendo envidia por la alegría y plenitud de los demás, incluso de sus hijos o esposo (Ars.). Pulsatilla se agrava en toda clase de cambios hormonales; flujos de calor que la llenan de ansiedad, tiene que salir al aire libre. Transpiración de una sola mitad del cuerpo. Muy indicado en las alteraciones menstruales en la premenopausia.
Sulphur: Mujeres que a partir de la menopausia se tornan evasivas, indiferentes hacia todo y hacia todos. No se sienten afectadas por los problemas ni las necesidades de su familia, se desconectan o se aíslan, dejan de arreglarse e incluso pueden volverse andróginas o desaliñadas. Dejan de cuidarse en todos los sentidos y se hunden en un optimismo esquivo e impersonal. Insomnio, sólo duerme las primeras horas de la noche. Bochornos que se agravan por el calor de la cama, durante la mañana (a las 11 a.m) y que se sienten más en la cabeza o se acompañan de ardores en diferentes partes del cuerpo (sobre todo en los pies). Transpiración y calor continuos que parecen no afectar a la paciente. Deseo de dulces y de chocolate antes de la menstruación.
Cimicifuga: Muy indicado en mujeres que ya antes de su menopausia tenían desarreglos hormonales o inestabilidad emocional, y a quienes la menopausia agrava aún más. Como en Lachesis, hay locuacidad en la que cambia de un tema a otro; suspiros, embotamiento, humor cambiante e incluso histeria. Estas mujeres desarrollan muchos miedos: A la locura, a la muerte, a la violencia. Puede estar indicado también en estados premenopáusicos cuando hay severa dismenorrea, peor en proporción de la abundancia de la menstruación, o menstruación irregular o suprimida por emociones intensas y repentinas. Gran rigidez y sensibilidad cervical, contracturas en la parte alta de la espalda.

Otros medicamentos indicados en la menopausia son:
Belladonna: Cuando hay flujos de calor muy extremos, con gran sensación de ardor o fiebre incluso, la cara está roja y hay pulsaciones subjetivas y objetivas en todo el cuerpo, especialmente en la cabeza. Hipertensión aguda en la menopausia (Lach.). Agravación al mediodía, por sacudidas, por acalorarse.
Calcarea carbonica: Metrorragias durante la menopausia. Fibromas. Mujeres que a partir de la menopausia se tornan hipometabólicas, obesas y friolentas, muy sensibles y lentas. Mujeres menopáusicas que han trabajado mucho y sufrido extremo desgaste. Bochornos por el mínimo esfuerzo, seguidos de temblor interno, abundante sudor y frialdad viscosa.
Glonoinum: Flujos de calor durante la menopausia acompañados de severas cefaleas y crisis hipertensivas. Peor por el sol y calor. Estados congestivos con palpitaciones y confusión mental.
Mancinella: Muy indicado en la menopausia cuando hay desórdenes mentales en grado extremo. La paciente desarrolla ansiedad y miedos obsesivos e incontrolables, sobre todo a cosas sobrenaturales o al diablo. Fanatismo y obsesividad religiosa alternando o acompañada de intenso deseo sexual que le ocasiona agobio inimaginable y honda perturbación. Ideas fijas y sensación de estar enloqueciendo. Peor por el calor.
Sanguinaria: Afecciones que se presentan durante la menopausia, peor del lado derecho (Lycopodium) y que mejoran eructando, vomitando o por flatos. Migrañas o cefaleas muy intensas durante la menopausia. Mujeres con conflictos concientes o inconcientes con el sexo masculino; emociones reprimidas por largo tiempo.
Sulphuricum acidum: Agravación general durante la menopausia. Pesadillas antes de las menstruaciones. Prisa. Su mente está dispersa pero quiere que los demás se muevan rápido y que hagan lo que dice. Insatisfecha y malhumorada. Agravación por humo, sustancias tóxicas o muy aromáticas. Friolenta y muy agotada.
Tuberculinum: Flujos de calor en la menopausia con excesiva transpiración, generalmente asociados a estados alérgicos o afecciones muy crónicas, especialmente cuando otros remedios, a pesar de estar bien indicados aparentemente, no han actuado. Pacientes con gran necesidad de cambios y deseo de viajar, a veces sin rumbo determinado. Estados hipermetabólicos.
Ustilago: Menstruaciones excesivas cuando se acerca la menopausia.
Zincum metallicum: Agravación física y mental, con inquietud extrema, en la menopausia, sobre todo cuando las menstruaciones se están retirando, ya que sólo se siente bien durante las mismas. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF