Boletín Homeopático


DICIEMBRE 2011

Saccharum officinale
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

Los síntomas únicos, key notes, se señalan con un asterisco*.

   Saccharum officinale, el azúcar, es un medicamento homeopático algo olvidado y bastante subutilizado. Arquetípicamente puede ser considerado una contrapartida de Natrum muriaticum, la sal, encontrándose muy indicado, sobre todo, en niños. Al contrario de lo que se podría pensar no es un remedio de reciente acuñación ya que fue introducido por el mismo Boenninghausen quien lo experimento a la 30c.

   El azúcar, a pesar de la recomendación de médicos y nutriólogos, se consume de manera desaforada y creciente en nuestra sociedad, produciendo un sinnúmero de afecciones. La causa fundamental tiene que ver con el deseo de afecto y amor, que se asocia inconscientemente con todo lo dulce. Este remedio está indicado sobre todo en niños y adolescentes, aunque también muchos adultos lo pueden requerir.

   Es uno de los principales medicamentos, de acuerdo al Repertorio Synthesis en su última edición, junto con Anacardium, Aqua marina, Iodum, Lycopodium, Naja y Sepia, de la bulimarexia que es la común combinación de rasgos bulímicos y anoréxicos (lo cual es en realidad lo que la mayoría de las jóvenes personas agobiadas patológicamente por su figura y su peso presentan). Y esto se presenta porque la clave esencial de Saccharum son los desórdenes alimenticios (incluida la ortorexia, anorexia y bulimia) sobre todo cuando hay tendencias compulsivas a los atracones de alimentos dulces, como consecuencia de trastornos afectivos no resueltos y sostenidos en una autoestima muy deteriorada.

   Los niños Saccharum tienen una necesidad acuciante de atención, amor y afecto, y hacen lo que sea con tal de obtenerlo (Puls.), a la par de otra necesidad, igualmente intensa, de azúcar y dulces, que cuando están ansiosos tienen un efecto calmante y reconfortante, aunque después puede producir efectos opuestos: Malintencionado después de dulces* o de chocolates*, tristeza en niños después de comer dulces*, a estos niños las golosinas dulces también les pueden producir impulsos de pelea* y, sobre todo, gran inquietud*.

   Detrás del fuerte deseo de afecto y atención, el niño Saccharus siente una gran falta de auto estima. Por esta razón, tienen un intenso temor a perder el amor materno y, de ahí, demandan la atención de sus madres completamente. Un síntoma muy característico es el deseo de dormir, por las noches, al lado de su madre. En muchos casos puede existir, de trasfondo, una verdadera falta de atención y, sobre todo, una carencia de contacto íntimo desde sus primeros días de vida; Saccharum es un niño que muchas veces no fue amamantado y no pudo contactar profundamente con su madre. Por ello, la siente lejana o no logra percibir su amor. Esta necesidad de amor y contacto corporal suele expresarse, en estos niños, en comportamientos tales como morderse las uñas*, llevarse los dedos a la boca, sobre todo para dormir* o succionar toda clase de objetos*, así como el deseo de ser mecido y acariciado*, de ser mimado y abrazado*. Sin embargo, así como algunos de estos niños pueden demandar contacto físico, existen otros que pueden rechazar el ser tocados o acariciados (Cina). Otra forma en que buscan llamar la atención es a través de preguntas que deben ser respondidas inmediatamente. Cuando desean algo, debe ser de inmediato, ya que son extremadamente impacientes y presurosos.

   Cuando no obtienen lo que quieren, pueden tornarse furiosos, provocativos, insolentes, celosos y agresivos, así como envidiosos, recurriendo a la mentira para obtener lo que desean. Estos niños golpean y patean, arrojan cosas o se comportan como payasos cuando sienten que no les prestan atención o responden a sus peticiones, diciendo a todos que sus padres no los quieren. Son síntomas únicos, de acuerdo al Repertorio: Niños antisociales*, que no soportan el mínimo dolor* y tienen la sensación que sus padres no lo tratan bien y lo descuidan* o, incluso, que sus padres no lo son en realidad*. Celos en niños* (distíngase de Celos entre niños, que posee más medicamentos).

   El niño Saccharus se distingue por levantarse irritado e intolerante, y no mejora sino hasta que almuerza*, lo cual, a la par de una marcada glotonería, sobre todo por dulces, muestra desde edades muy tempranas la fuerte tendencia a las psicopatologías alimentarias de este remedio.

   Es, así mismo, un niño comúnmente diagnosticado como hiperactivo, es inquieto en demasía, impulsivo y muy reactivo, con tal de llamar la atención o con síndrome de atención dispersa, todo distrae su atención, hasta el más leve estímulo; hablan mucho (locuacidad en niños*) con concentración muy difícil y rasgos marcados de dislexia, pues cambia y omite letras al leer y al escribir, así como olvida los nombres de los demás, lo cual es muy característico del medicamento. Su bajo rendimiento escolar, así como su conducta tan reactiva suelen derivar en críticas, castigos y reproches, todo lo cual no hace sino confirmar y acentuar su auto imagen tan negativa. Estos niños necesitan sentirse parte de su familia y comunidad, sentirse amados de manera incondicional.

   Los niños Saccharus, por todo lo anterior, se sienten perdedores o temen mucho al fracaso, pueden exhibir modestia aumentada*, sentimiento de abandono o desvalimiento. Por lo mismo son extremadamente indecisos (Bar-c) e inseguros en todo lo que emprenden. Uno de sus síntomas más peculiares es la nostalgia, la cual es común en adultos mayores sobre todo, pero extremadamente significativa en un niño*: Anhela un pasado remoto, y quizá inexistente, donde era él era una unidad indisoluble y perfecta junto con su madre y el Universo, un pasado donde se sentía amado, protegido, en pertenencia y confiado. Saccharum, el azúcar, ha perdido la dulzura de la vida y eso lo lleva a no poder integrarse a su entorno social, todo lo contrario de Natrum muriaticum, la sal, que al no poder haber sido aterrizado a la vida, se refugia en las estructuras sociales buscando identidad.

   La gente Saccharum tiende a ser pálida, frágil y enfermiza o, todo lo contrario, debido a la propensión a comer en demasía, obesos y laxos. Tienden a padecer afecciones de la piel, como eczemas, o alergias, así como inflamaciones reiterativas de las vías respiratorias, incluyendo sinusitis crónicas y otitis. Más tarde pueden desarrollar diabetes mellitus o hipoglucemia. Son comunes las aftas y las parasitosis. Todo acompañado siempre de las características mentales y de la personalidad previamente descrita, con agravación especialmente hacia la mañana y un permanente deseo de dulces y especialmente de azúcar que esconde una falta esencial de amor materno. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF