Boletín Homeopático


JUNIO 2011

Temor
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez  

   El miedo es uno de los síntomas más comunes en la práctica homeopática cotidiana, además de ser uno de los síntomas más comunes de los grandes medicamentos y, especialmente, de los policrestos. Todos los medicamentos homeopáticos están llenos de miedos, fobias, temores o, incluso, reacciones de pánico o de terror mismo.

   En este sentido es muy importante el elemente que detona dicho temor, es decir, a lo que el paciente le teme. Sin embargo, en la práctica clínica, esto se presta a múltiples confusiones ya que muchos medicamentos pueden manifestar miedo a los mismos elementos, incluso a la combinación de los mismos elementos, lo cual puede parecer distintivo, pero en realidad no lo es.

   Aconitum: Crisis de pánico y gran miedo, con temor a padecer dichas crisis (Argentum nit.). Gran temor a la muerte, la cual la predice en condiciones críticas y agudas. Trastornos y afecciones a raíz de sustos y crisis emocionales agudas. Este es el medicamento de primera instancia para las personas que viven con miedo y, sobre todo, que viven en el miedo: cuando el paciente describe vivir permanentemente en el terror del susto o de la muerte.

   Argentum nitricum: Crisis de pánico y gran miedo, con zozobra por que se presenten dichas crisis (Aconitum). Temores indefinidos con gran anticipación, predice la muerte de manera crónica o reiterativa. Anticipación que se vuelve miedo (Gelsemium), pero de manera crónica.

   Arsenicum: Miedos con gran ansiedad y angustia, con sentimiento de vulnerabilidad y enojo con el mundo y la vida. Temor a los ladrones y a ser lastimado. Reacciona con afán de daño a los demás, avaricia y miseria humana. Uno de los medicamentos más temerosos de la Materia Medica, con reacción destructiva (como Lachesis) y afán de control (Lycopodium).

   Baryta carbonica: Miedo a todo: Temor a lo nuevo, a las cosas externas, a los cambios, temor que se traduce en vulnerabilidad, en sentimiento de indefensión. Medicamento indicado no solo en personas retrasadas o con limitaciones intelectuales sino en aquellas circunstancias en las que todos nos sentimos rebasados al grado de sentir absoluta incapacidad y desconcierto ante cualquier acontecimiento. De este modo, Baryta no es un medicamento para los temores sino, uno excelente, para la vivencia más pura del temor como tema vital.

   Belladonna: Temores producidos por delirios o alucinaciones, asociados a estados febriles o crisis de todo tipo. Verdaderos terrores con gran reactividad y violencia. Estados hiperadrenalínicos con estimulación física desbocada (Stram.). Dolor intenso.

   Bryonia: Gran miedo a los cambios, al futuro, a la pobreza, a perder el control por dejar de hacerse presente. Miedo a renunciar a sus rutinas, a cambiar y ser modificado por las circunstancias de la vida. Miedo a no tener recursos monetarios o personales para afrontar la vida. Medicamento por excelencia cuando se utiliza la rutina y la costumbre para vencer el miedo.

   Calcarea carbonica: Multitud de temores y ansiedad de todo tipo. Los temores de Calcarea se viven de la manera más permanente y continua, del tal manera que, sin vencerlos, llegan a incorporarse en la vida. Como Silicea, Calcarea carbonica puede expresar que le teme a los fantasmas, en los cuales no cree. Lo cual manifiesta su naturaleza esencial y su postura ante la vida. Miedo a que los demás se den cuenta de su estado.

   Calcarea fluorica: Temor a la pobreza, a quedar en la ruina, miedo acompañado de avaricia y sensación de no poder tomar decisiones. A diferencia de otros medicamentos, como Arsenicum o Bryonia, detrás hay una gran sensación de incapacidad e indecisión.

   Gelsemium: Miedo a los exámenes y a presentarse en público. Se paraliza. Con gran debilidad, torpeza y pesadez. Peor por malas noticias. En estados agudos, donde el miedo se vuelve anticipación o la anticipación, miedo.

   Graphites: El miedo en este medicamento se vive como una sensación de desamparo y, sobre todo, relacionado con tristeza, desaliento y pena, por ello es clave que los temores mejoren llorando. Graphites tiene más miedo por la mañana, al enfrentar el día y la vida, se siente descorazonado y abatido, con gran ansiedad si sus seres queridos no llegan. Este es un medicamento que debe compararse y contrastarse con Baryta carbonica.

   Lachesis: El miedo es vivido por estos individuos, especialmente del sexo femenino, como una gran desconfianza que llega a la paranoia. Temor a ser lastimada, a que los demás la agredan o la utilicen. Temor a las enfermedades (sobre todo contagiosas o incurables), a las infecciones o de tener una enfermedad del corazón; a morir; a ser envenenado (incluso por su propia familia); a ladrones o a que cualquiera pueda robarle o estafarla; a dormirse (se siente vulnerable); viajando en un vehículo; a las tormentas; al agua. Temores asociados a todo lo sobrenatural, a ser embrujada, a las fuerzas malignas.

   Lycopodium: Miedos que se viven con gran falta de confianza, sensación de impotencia y desvalimiento. Miedos sociales, a que los demás lo vean tal cual es (comparar con Calcarea carbonica), a fracasar o a no llegar a su destino. El temor en Lycopodium está fuertemente asociado a la falta de confianza, a su inseguridad esencial.

   Lyssinum: Cuando los miedo son experimentados como fobias extremas que llegan a paralizar a la persona o hacerla entrar en pánico. Fobias contrarias y simultáneas (claustrofobia con agorafobia, por ejemplo).

   Natrum mur: Temor de noche, a la oscuridad (que lo agrava). Gran miedo a los ladrones, a las tormentas, a las multitudes (ó en una multitud), a perder la razón, a morir, a las enfermedades, al mal, al fracaso, a la desgracia, a la gente, a ser envenenado; como si fuera a pasar algo; a los hombres; de ir a dormir. Puede acentuarse en la menstruación, y acompañarse de tristeza ó palpitaciones. El miedo se vive, consciente o inconscientemente, como una incapacidad de relacionarse adecuadamente con los demás; todos sus temores son reflejo del más esencial: Miedo a ser lastimado emocionalmente.

   Phosphorus: Los temores de este medicamento son experimentados con una sensación de falta de límites y vulnerabilidad expuesta al medio circundante. Gran temor a la soledad, a las enfermedades, a lo sobrenatural, al sufrimiento de los demás y a hacer sufrir a otros. Temores asociados y sustentados en una empatía extrema.

   Pulsatilla: Vive todos sus temores como un solo temor en el fondo: Perder el afecto de quienes la aman, ser abandonada. Por otro lado, puede presentar miedo al sexo opuesto, sobre todo de carácter religioso.

   Stramonium: Verdaderos estados de terror con alteración en la percepción de su medio, con gran reactividad y violencia, gran producción de adrenalina y actividad física exagerada (Belladonna). Ausencia de dolor. 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Asesoría Farmacias
Boletín Homeopático |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas | 
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF