Boletín Homeopático


AGOSTO 2015

Aurum metallicum
Por Gilberto Quintero Ramírez

  No todos los suicidas son Aurum ni todos los Aurum son suicidas, pero sí todos son autodestructivos en grado máximo. De una u otra manera buscan agredirse, consciente o inconscientemente, para expiar la extrema culpa que es el motor de sus vidas, culpa que lo convierte en el remedio más industrioso de todos. Aurum es, asimismo, la personalidad más depresiva de la Materia Medica. Su sufrimiento es una depresión maligna. Al igual que en el caso de Natrum muriaticum, Aurum metallicum surge y se gesta a partir del condicionamiento afectivo. “El amor es proporcional a la valía de tus actos”, parecen decirle las voces de sus padres y, por extensión, las de la sociedad entera y de las autoridades. Sin embargo, por más meritorio que sea lo que realiza este individuo, sus progenitores y su medio nunca le proveerán el afecto prometido. Si Natrum muriaticum siente que vale solo por lo que hace, Aurum está convencido de no valer ni por lo que es ni por lo que hace. Esta minusvalía y abandono extremos lo llevan a persuadirse a sí mismo de no merecer nada en la vida, ni la vida misma incluso. Y en casos extremos, ni aun el consuelo de la muerte.

  Así, pueden desarrollar grados extremos de depresión, cayendo en cuadros de absoluta desolación donde el pensamiento de muerte se convierte en su único consuelo y fantasía. La gente que necesita Aurum gravita siempre alrededor del tema de la muerte, de su muerte, desplegando pensamientos suicidas, rasgos autodestructivos y una postura seria y adusta ante la vida, que con suma facilidad se torna en cansancio o hastío hacia la propia existencia, donde nada es motivo de alegría. Este es un medicamento que suele asociarse de manera ineludible con los impulsos suicidas, sin embargo, es también uno de los más importantes en casos de extrema depresión, falta total de satisfacción y minusvalía. La gente Aurum no siempre desea morir pero no puede ver la vida como algo gozoso y digno de experimentarse. Por ello, desarrolla toda clase de mecanismos inconscientes de auto destrucción, activando enfermedades muy graves o incluso letales en su persona; Aurum es el medicamento con mayor propensión a accidentes severos y a toda clase de circunstancias y “coincidencias” nefastas y muy destructivas, todo lo cual no sólo lo afecta a él sino a sus seres cercanos. Indicado en enfermedades malignas, como el cáncer o afecciones de progreso y deterioro muy rápido, como diabetes que en muy poco tiempo derivan en insuficiencia renal o enfermedades auto inmunes severas.

  Aurum es la personalidad más industriosa y diligente de todas porque a través de la consecución de sus metas materiales es como puede llegar a encontrar un poco de valía para su existencia. La gente Aurum, desde edades muy tempranas fue condicionada afectivamente, como Natrum muriaticum, pero de una manera más dura y con una mayor cantidad de expectativa, escarmiento y recriminación. Las personas que caen en este medicamento suelen haber tenido infancias nefastas y llenas de carencias, sobre todo afectivas, por ello suelen ser muy rígidos y exigentes, con ellos mismos así como con sus seres queridos. Por esta acumulación de pesares y adversidad, Aurum puede llegar a presentar la idea obsesiva de tener que hacer algo extraordinario y trascendental. Esta necesidad de consumar algo verdaderamente valioso puede darles un cierto aire, no siempre real, de arrogancia que se combina con la dureza emocional de su persona, por lo que la gente que precisa de este remedio homeopático suele tener un efecto muy peculiar en los demás, sean seres queridos o gente común, generando un suerte de incomodidad ante su presencia, como si, por más cálido y nutricio que deseara ser, sólo pudiera generar frialdad y vacío. Por todo lo anterior, muchos enfermos Aurum anhelan que llegue la muerte como una suerte de solución a todos sus dolores físicos y emocionales, muchos incluso pueden expresar a viva voz este deseo y, otros pueden llegar a desarrollar impulsos suicidas. Son las personas que se suicidan teniendo todo lo necesario en apariencia, para una vida plena y feliz: solvencia económica, un largo historial de éxitos, una familia amorosa o presencia social. Esta es precisamente la causa ineludible de su fatal desenlace: tienen todo lo necesario para sentirse satisfechos y felices pero no pueden serlo. La mayoría de estos suicidas repentinos y funestos llevarán a cabo su aniquilación de manera muy contundente y rápida, teniendo poco índice de supervivencia. Sin embargo, en los casos más patológicos, encontramos al suicida crónico, que ha atentado contra su vida innumerables veces, todas ellas sin éxito. No se trata de Nux vomica, que en el fondo no desea morir, ni de Pulsatilla, que sólo desea llamar la atención. Aurum en lo profundo de su psique siente que no merece ni el alivio de la muerte para sus atroces sufrimientos existenciales.

  Pacientes con historial de penas sin resolver caerán comúnmente en Aurum hacia el final de sus vidas. Este es el medicamento a quien más trastornan las penas, tristezas y pérdidas, tiñendo su vida de total oscuridad, creciente desencanto y silenciosa amargura. Se duelen en demasía de todo lo que no realizaron, ya que desde niños fueron en extremo responsables y productivos, renunciando a todos los placeres de la vida, desde los más sencillos y comunes hasta los más profundos y significativos, negándose la dicha simple y trascendental de ser ellos mismo. Aurum presenta culpa extrema que puede volverse un verdadero infierno, muchas veces asociado todo esto a ideas fijas de índole religiosa. Da por sentada su propia condenación: está seguro que, no importando qué haga o haya hecho, su alma se perderá; siente que Dios lo abomina y que no puede obtener la redención de sus faltas, las cuales pueden ser reales pero en extremo exageradas o totalmente imaginarias. Las enfermedades de Aurum, por todo el contexto emocional y vital en que se gestan, suelen ser muy graves y malignas, terminales y con muchas complicaciones o, aparentemente, no tan severas pero muy dolorosas y con muchas complicaciones. De manera muy típica, la agravación nocturna caracteriza al remedio: desde que comienza la noche hasta que amanece el individuo Aurum es presa de dolores atroces que muchas veces no alivian ni los sedantes o analgésicos más poderosos. Un rasgo distintivo, es la presencia de un momento de muy breve mejoría en el ocaso.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF