Boletín Homeopático


SEPTIEMBRE 2005

NUEVOS MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS III CALENDULA OFFICINALIS
Por el Dr. Gilberto Quintero Ramírez

Los síntomas únicos se marcan con un asterisco *.
Hace un par de boletines participábamos a todos ustedes, amables lectores, de la intención de incluir información reciente y novedosa en el ámbito siempre dinámico y sorpresivo de la Homeopatía; por una parte se presentarían nuevos medicamentos que a través de los últimos años se habían relegado, pero por otro lado, también se expondrían las más recientes reexperimentaciones y aportaciones clínicas de algunos medicamentos muy conocidos, pero con nuevas y fascinantes indicaciones terapéuticas. Este es el caso del presente boletín donde presentamos la patogenesia actualizada de Calendula officinalis, medicamento conocido y empleado por todos como el antiséptico homeopático por excelencia, el cual, sin embargo, posee muchos más síntomas e indicaciones, incluso a nivel mental y de personalidad.
Así como árnica está indicada en todo tipo de traumatismos, Celendula está indicada en todo tipo de heridas y especialmente en sus consecuencias o cuando no pueden sanar completamente.

La esencia fundamental de Calendula es la incapacidad de volver a funcionar después de una herida o traumatismo aun cuando éste haya sanado completamente, lo cual se aplica a todos los niveles (tisular, óseo, muscular, funcional, físico, mental, emocional, intelectual, volitivo y vital). Calendula está indicado en aquellas personas que después de un trastorno emocional y especialmente después de una pérdida afectiva, y habiendo superado realmente el dolor, no vuelven a su vida normal, omitiendo utilizar el área afectada o, especialmente, cuando no pueden contactar emocionalmente, como si inconscientemente evitaran ser lastimados otra vez. Personas que tuvieron una quebranto afectivo o sufrieron una decepción, y aunque se han repuesto no se permiten iniciar otra relación, Partes del cuerpo que se lastimaron y, ya sanas, tienden a no emplearse plenamente (el paciente, por ejemplo, que sigue caminando con sumo cuidado aunque su fractura en la pierna o su torcedura ya sanaron definitivamente). Omisiones inconscientes de cualquier índole después de un trauma. Calendula ayuda no sólo a promover la curación de las heridas de toda naturaleza sino a reincorporar la función dañada a la vida de paciente.

A nivel mental y de personalidad, y descubierto inicialmente en su acción como floral, promueve la comunicación, la comprensión empática hacia los demás, otorgando claridad de ideas e inspiración. Indicada en aquellas personas muy depresivas que no logran conectar plenamente con los demás. Estos individuos tienen la urgente necesidad de la compañía de un amigo, de sentirse apoyados, de ayuda plena y sincera. Hay una gran falta de confianza, incapacidad para superar las dificultades vividas. Este sentimiento de minusvalía se puede ver simbolizado en la sensación de estar cayendo por un vacío al quedarse dormido *. Calendula es de gran utilidad en todo tipo de heridas, sobre todo expuestas, y cuando se acompañan de un gran dolor, evita la sepsis y la formación de pus, promoviendo la granulación. Asimismo estas personas se sienten expuestas ante la vida, vulnerables en extremo (a veces más a nivel inconsciente que conciente). También está indicada en personas con un sistema inmunológico deficiente, que se resfrían fácilmente, se cansan rápidamente y se sienten extremadamente nerviosas, irritables y reactivas (sobresaltos por ruidos), que caen en estados de pánico ante cualquier dificultad, con miedo a que algo terrible vaya a pasar. No soportan ser criticadas o cuestionadas, y pueden llegar a aislarse de los demás, lo cual queda simbolizado en la tendencia a las callosidades en manos y plantas, así como en la propensión a las cicatrices queloides. Estos individuos, de apariencia frágil y asustadiza, han recibido múltiples heridas a lo largo de su vida y en todas las esferas de su existencia. De lo cual nunca se han recuperado plenamente. Gran deseo de luz, sobre todo de luz solar natural. Personas muy sensibles a la música.

Calendula es un gran estimulante del sistema inmunológico, especialmente en estados muy crónicos y con severo deterioro. En los últimos años ha probado se r de extrema utilidad en cuadros de sida y de cáncer. Estudios recientes demuestran que el VIH tiende a inhibir su replicación ante la presencia de los principios activos de la caléndula. Homeopáticamente, parece tener un efecto muy similar, además de activar el perfil inmunológico de estos enfermos.

Agravación general por la humedad (a la cual es muy sensible) y el movimiento, con mejoría por el reposo. Deseo de cerveza y vegetales, con agravación por las bebidas frías y la grasa.

Dos grandes concomitancias son el escalofrío, que suele ir acompañado de extrema irritabilidad y con el cual aparecen la mayoría de los síntomas (escalofrío por beber agua fría), y las náuseas, las cuales se presentan en el pecho.

Gran cansancio, apetito disminuido que mejora comiendo; bulimia; acidez o pirosis que se acompaña de carne de gallina en toda la piel.

Calendula es un gran medicamento en la fiebre, sobre todo cuando lo más notable son los escalofríos, los cuales están peor de mañana y ante la mínima corriente de aire frío. El calor se presenta al anochecer en cama y se acompaña de una transpiración profusa ardiente, con aversión a todos los líquidos. Sensación de calor en la cara después de comer. Calor en axilas.

Tos ronca, raspante, con gran dificultad para expectorar, tos por supresión de la menstruación; flemas filamentosas, verde-amarillentas. Coriza de un solo lado, con descarga verde abundante. Estornudos severos. Odontalgias muy dolorosas peor moviendo la cabeza. Cansancio y sensación de lasitud en los miembros inferiores, manos y pues fríos. Todo lo ve de color amarillo (como el color de la flor). Sordera parcial o total, que mejora con ruidos. Oye mejor viajando en tren o autobús; escucha mejor los sonidos lejanos. Distensión epigástrica, dolor cavante en la zona umbilical, enteritis por cuerpos extraños, diarrea excoriante con flatulencia y vómitos. Hipo por fumar, náuseas alternando con diarrea. Dificultad para orinar con dolores tironeantes en la uretra y escalofríos en todo el cuerpo, especialmente en ancianos con hipertrofia prostática. Ulceración del cuello del útero; pezones agrietados y excoriados. Dolor en el ángulo inferior de la escápula derecha (como Chelidonium).

Es casi como un específico para la debilidad general después del parto, con gran languidez *. Sensación como si hubiera sido golpeada. Toda su piel tiene un tinte amarillento (es un gran remedio de la ictericia). Tendencia al engrosamiento de la piel.
 

 
  Häsler en México |  Anatomía de un medicamento |  Elaboración y origen |  Catálogo de medicamentos
Impregnaciones |  Productos |  Contacto |  Videoteca |  Domingo Cultural |  Asesoría Clientes |  Boletín Homeopático
Asesoría para Apertura de Farmacias Nuevas |  Publicaciones |  Las 12 Sales de Schüssler |  Vitaminas Homeopáticas
 

 ©2010. Laboratorios Homeopáticos Häsler. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PROHIBIDO EL USO TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO.
Sitio Desarrollado por: Grupo CF